IMG_1562
Juegos de mesa

EMPLEANDO MAGIC MAZE EN TERAPIA

Hace unas semanas decidí emplear el juego Magic Maze como recurso en terapia, y he de decir que me sorprendió gratamente la cantidad de posibilidades que se le puede dar.

 

Magic Maze es un juego simultáneo y colaborativo en el que un grupo de ladronzuelos (un mago, un enano, un bárbaro y un arquero),  han robado en un centro comercial y debemos ayudarles a salir moviendo los peones según las indicaciones de nuestra carta. Todo esto sin hablar entre los jugadores, sin turnos (porque todos podemos mover a los peones a la vez y sin peones asignados) y con un reloj de arena que nos pisa los talones.

 

Pero si queréis saber más sobre Magic Maze, cómo jugar y con una explicación clara del mismo, aquí os dejo este vídeo.

 

Evidentemente, había visto y probado el juego con amigos, ya que hay que seguir las reglas y tenerlas claras para su buen desarrollo. Como siempre digo, hay que jugar y probar los juegos antes de ponérselos a los chicos delante y de hacer las adaptaciones que se consideren oportunas.

 

Hago un inciso sobre mi experiencia, ya que al principio me pareció un poco complejo y estresante, pero una vez metidos en faena es más sencillo de entender de lo que parece (aunque durante el desarrollo del mismo hay que estar muy atentos) y, por supuesto, estresa (tenerlo en cuenta), pero es muy divertido.

 

Volviendo a mi caso y al objetivo de este artículo, el juego lo usé en una sesión individual con un chico de 8 años. El enfoque iba dado porque en ocasiones hay conflictos en el hogar por la falta de comunicación, no escuchar, no decir las cosas y no colaborar (hechos que sucede en muchos hogares).

 

Y sí, este juego nos permite trabajar estos aspectos y muchos otros en terapia. ¿Por qué?

  • Porque trabajamos la comunicación no verbal.
  • Porque es importante conocer el rol de cada uno.
  • Porque hay que conocer qué acciones se deben llevar a cabo.
  • Porque la atención es un punto clave.
  • Porque tiene que haber una interacción a través de recursos no verbales que ayudan en el juego.
  • Porque cooperar es necesario para alcanzar el objetivo.

Como veis, aspectos que son muy necesarios en el desarrollo de una buena dinámica del hogar y de las relaciones familiares.

 

Pero no solo eso, ya que con este juego podemos abarcar aspectos relacionados con el aula, como son los trabajos en equipo y en los que muchos chicos tienen conflictos, ya que les cuesta gestionar el momento de grupo.

 

Pues bien, a partir del juego surge todo un análisis de las diferentes partes y momentos vividos durante el desarrollo del mismo, extrapolándolo a las necesidades y objetivos que se hayan planteado para la terapia.

 

En resumen, que el momento posterior al juego da mucho de sí y permite reflexionar, dialogar y hablar sobre muchos aspectos.

 

Además, este juego nos permite analizar lo importante que es la comunicación verbal para resolver algunos aspectos y llegar a acuerdos en determinados momentos, pero también cómo es significativo buscar otros recursos para resolver el problema al que nos enfrentamos.

 

Como hoy quiero contaros un poco como fue mi experiencia en terapia, continúo con mi caso y cómo se desarrolló la sesión con el chico. Tras la experiencia con él, lo hablado sobre sus vivencias, el paralelismo con sus acciones en el día a día, decidí ir un paso más allá y en uno de los siguientes encuentros el número de jugadores aumentó, ya que invité a la madre a formar parte de la sesión y a jugar al Magic Maze.

 

Puede resultar llamativa la decisión tomada, pero es cierto que empleo juegos con los chicos y con ellos funcionan muy bien para trabajar diferentes aspectos en las terapias. Así que, ¿por qué no invitar a los padres a participar en el juego en terapia?

 

Poder implicar a los padres para trabajar conjuntamente con juegos, temas en los que ambos (padres e hijos) están retroalimentándose por sus comportamientos, considero que puede ser un recurso a tener en cuenta en determinados casos, situaciones y aspectos a trabajar.

 

Así que, allí estaban un viernes a las cinco de la tarde la madre, el hijo y una servidora con el Magic Maze en el centro de la mesa, las instrucciones a mano y con muchas ganas de ver como se desarrollaba.

 

Pues bien, el juego se desarrolló tal y como se plantea en el escenario 1 (aunque decidimos no hablar durante el juego, escenario que sí lo permite), este es el que jugué inicialmente con el menor, siendo él quien orientara a su madre y le indicara la dinámica del juego. Resumiendo, la experiencia fue muy divertida para ellos y para mí, pero mi interés era más de observación además de jugar.

 

Pues bien, lo observado durante el juego fue muy clarificador acerca de determinados comportamientos de ambos, los roles que se toman a la hora de no poder hablar, cómo las miradas o algunas expresiones tienen que decirse para seguir avanzando, etc.

 

Una vez finalizado el juego, aclaro que conseguimos escapar del centro comercial, con el subidón que da después del estrés y del nivel de atención, comenzamos el momento de análisis del juego. Esto permitió reflejar cómo se habían sentido, qué les resultaba más fácil o difícil, las exigencias de atención, la cooperación, etc.

 

Aquí aproveché para comenzar con el objetivo clave de la sesión, conocerse y valorar a través del juego sus comportamientos, roles y actitudes en el hogar y en las relaciones familiares. Por ejemplo, aquí la madre no puede hacer los movimientos del hijo, es él quien debe estar atento para seguir avanzando, lo mismo en el hogar, hay que dejarles hacer, no adelantarnos a sus movimientos y hacerlos por ellos, cada uno tienen sus acciones; la comunicación es clave, aquí no podíamos hablar, lo que nos permitió analizar la importancia de dialogar y escuchar lo que se dice por todas las partes; la cooperación para alcanzar el objetivo común que se tenga planteado, etc.

 

Como conclusión a mi experiencia usando Magic Maze en terapia, he de decir que ha sido muy satisfactoria, lo usaré en otros contextos, en otros casos y con otros perfiles (eso lo tengo muy claro), ya que las posibilidades de análisis personal y grupal son muy amplias, permitiendo adaptarlo y trabajar temas diversos.

 

¿Juegos de mesa en terapia? Claro que sí. Pero antes de lanzarte a estas experiencias, te aconsejo que pruebes, juegues, analices juegos, tus casos y a partir de ahí toma las decisiones oportunas. Porque en terapia, no es jugar por jugar, hay que saber aplicar bien el juego con una finalidad.

 

 

 

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (2)

  1. Dácil

    21 nov 2017 - 11:31 am

    Ese lo probo el otro día mi marido y me dijo que se había reído lo que no está escrito 😀

    • María Jesús Campos Osa

      28 nov 2017 - 10:45 am

      Hola Dácil!
      El Magic Maze es muy divertivo, la verdad que se pasa un buen rato, tanto pequeños como mayores.
      Un abrazo!

Deja un comentario