Juegos de mesa

DISFRUTANDO DE LOS SUEÑOS… WHEN I DREAM

Tras unas semanas teniendo el juego de mesa When I Dream en la ludoteca, pero sin poder contar con un grupo de chicos y chicas para probarlo y disfrutarlo por las vacaciones y otras planificaciones de actividades, llegó el día para descubrirlo.

 

Me habían hablado de él, he visto algunos vÍdeos, pero lo cierto es que probar el juego en directo, viendo de primera mano los componentes y la dinámica del mismo, es cuando se pueden analizar y ver las posibilidades del mismo según los intereses y objetivos.

 

Mi evaluación personal: ¡me ha encantado!

 

No solo por la estética, ya que es un juego muy bonito, con unas cartas muy cuidadas y unos componentes maravillosos (cama, fichas de puntos, antifaz, cartas de roles ocultos…), sino también por la dinámica del mismo.

 

When I Dream es un juego de roles ocultos en el que hay un Soñador (quien lleva el antifaz), que debe descubrir las palabras que aparecen en la parte visible de las cartas, ubicadas en la cama. Palabras que se adivinan según las pistas (palabras) que ofrecen el resto de los miembros. No solo consiste en decir las palabras, hay que recordarlas para al final montar un sueño con todas las que recuerde.

 

Además del Soñador, tenemos a las Hadas, los Hombres del Saco y los Hombre de Arena, todos ellos dirán palabras y pistas referentes a las palabras que se deben adivinar, pero cada uno con intereses diferentes, ya que sus puntuaciones dependerán de los aciertos o errores del Soñador.

 

Si quereis conocer más sobre el juego, aquí os dejo el enlace a una reseña del mismo.

 

Mi artículo de hoy se enfoca en ofrecer las posibilidades que When I Dream aporta, así como las capacidades y habilidades que favorece (como hago con muchos juegos), viendo sus posibilidades de uso en grupos formativos, talleres, terapias psicoeducativas (en mi caso) o en el aula.

 

¿Qué capacidades favorece When I Dream?

  • Atención. Sí, la atención es una capacidad clave en el juego, tanto para el Soñador como para el resto de jugadores.

Por un lado, el Soñador debe estar muy atento a qué le están diciendo, qué palabras y pistas le dan; por otro lado, el resto de participantes deben fijarse muy bien en su rol, así como en las palabras ya dichas o aquellas que deben evitar para no ser penalizados, además de estar atentos a su momento de intervención.

  • Agilidad mental. Esta es una de las claves del juego, ya que se dispone de un reloj de arena de dos minutos por turno, así como de cinco segundos para decir la palabra.

La agilidad mental en cuanto a las palabras es muy exigente para las hadas, hombres de arena y hombre del saco, buscando continuamente palabras para decir. Pero para el Soñador también lo es, ya que debe asociar todas esas palabras a una que es a la que se hace referencia.

  • Vocabulario. Sí, en este juego las palabras deben salir y fluir de manera rápida (como acabo de mencionar), pensando en sinónimos, antónimos, asociaciones, campos semánticos, familias de palabras…

Por lo tanto, es un juego exigente en este área. Aspecto a tener en cuenta con respecto a la edad de los jugadores y su nivel (lo analizaré más adelante).

  • Escucha activa. Este es uno de los aspectos que potencia el juego y que más me gusta (en muchos juegos esto no sucede) y en el desarrollo de los chicos es clave.

El Soñador debe estar muy atento y activo, debe escuchar muy bien todo lo que le dicen el resto de participantes, sabiendo seleccionar y discriminar los estímulos que recibe. Por otro lado, el resto de personas deben escuchar todo lo dicho para no repetir, e incluso estar atento del Soñador cuando dice la palabra (esto no se puede dejar pasar).

  • Memoria. Sí, qué palabras he dicho a corto plazo y, además las tengo emplear para montar mi sueño.

Os aseguro que no es sencillo recordarlas, la presión del juego, la cantidad de pistas y palabras escuchadas llevan a confusión y a dudar en ocasiones.

  • Frustración. No es sorprendente que esto aparezca en el juego, me explico.

Muchos chicos se ven bloqueados al no ser capaz de decir una palabra, se olvidan de decir “paso”, e incluso los Soñadores se frustran porque no son capaces de descifrar la palabra. Así que, es un juego que nos permite atender este aspecto, trabajando pautas y estrategias para afrontar esos momentos de tensión.

  • Expresión oral. Es un juego en el que continuamente se tienen que decir palabras, hay que expresarse.

Sin embargo, la clave en la expresión oral la tiene el Soñador en el momento en el que tiene que narrar su sueño, empleando palabras que no tienen relación entre sí pero que deben formar parte del sueño.

  • Gestión del tiempo. Ya lo  he mencionado, contamos con un reloj de arena de dos minutos para avanzar en las palabras, así como cinco segundos para decir la palabra cada vez que hay que intervenir.

Así que, hay que ir adelantándose mentalmente en qué se puede decir, de esta manera también trabajamos la frustración por la inmediatez.

  • Asociaciones cognitivas. Sí, hay que relacionar conceptos, imágenes, sonidos, y buscar los puntos en común entre ellos para poder decir palabras vinculadas con la mostrada en la carta, así como para adivinarlas.

Estas asociaciones se dan en todos los participantes, tanto Soñador como hadas, Hombres de arena y Hombre del Saco.

 

Como se puede ver When I Dream es un juego muy completo, en el que se pueden reforzar y trabajar muchas capacidades. Teniendo en cuenta los intereses que tengamos ante el grupo con el que nos encontramos, podremos hacer hincapié más en unas o en otras.

 

Durante el desarrollo de las partidas en las que jugué, he encontrado algunos “peros” a tener en cuenta, sobre todo al jugar con niños más pequeños.

  • El hecho de que haya roles ocultos, les puede resultar más complicado por la interpretación y funciones que pueden realizar, por lo que habría que explicarlo y dejarlo claro. Resolviendo las dudas que puedan surgir.
  • Las imágenes de las cartas pueden resultar más llamativas que las palabras, tendiendo a decir cosas de la imagen obviando la palabra o pensando que ambas están relacionadas y tienen que decir lo que ven. Esto sucedió en el grupo con el que trabajé.
  • El tiempo de cada intervención, el reloj de arena perfecto, pero los cinco segundos genera presión y algunos al final saltan el turno de los compañeros.
  • El vocabulario. Hay algunas palabras que algunos de los participantes pueden desconocer o no son capaces de asociar con otros conceptos, por ello es importante tener esto muy en cuenta en el desarrollo del juego.

Así, algunas recomendaciones o adaptaciones según la edad y el nivel de los participantes, pueden ser:

  • Seleccionar previamente cartas o colocarlas en la posición que se vayan a ver las palabras que ellos conozcan.
  • Iniciar sin roles ocultos, de manera que vayan cogiendo soltura en el juego y se sientan cómodos en él. Poco a poco meter estos.
  • Controlar el tiempo de las intervenciones, de manera que les dejemos pensar u orientemos a decir “paso”.
  • Dinamizar el juego, mediando ante tensiones, momentos en los que no se gestiona el tiempo o las frustraciones.

Como veis, When I Dream nos ofrece posibilidades de adaptación según edad, nivel e intereses que nos planteemos, así como aquello en lo que queramos incidir.

 

Desde mi labor profesional, os puedo decir que usaré Whwen I Dream con mis grupos, pero también realizaré adaptaciones en el mismo para trabajar contenidos, habilidades y aspectos que considere oportunos según los objetivos y necesidades observadas.

 

Y vosotros, ¿os animáis a soñar?

 

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (2)

  1. Dácil

    08 Ene 2018 - 10:29 am

    Lo probamos en la Game on. A mí me pareció muy chulo. Gracias por el post

    • María Jesús Campos Osa

      08 Ene 2018 - 10:33 am

      Muchas gracias Dácil!!
      La verdad que es un fantástico juego y con el que podemos trabajar diferentes capacidades y destrezas.
      Un abrazo y gracias por leer el blog!

Deja un comentario