Juegos de mesa

REFLEXIONANDO SOBRE JUEGOS DE MESA

La pasada semana Pepe Pedraz  publicó un artículo de opinión muy top, de esos que hay que leer para reflexionar sobre los juegos de mesa, y darnos un toque de realidad acerca de la visión de lo que podemos estar publicando en blogs o en las redes sociales sobre los juegos de mesa.

 

Si queréis disfrutar de unos minutos de lectura, aquí os dejo El aporte de los juegos (de mesa) al aprendizaje: obviedad o revolución.

 

He de decir que todo surge, como bien recoge Pepe, a partir de la publicación de Chico que salió rana en twitter, donde publicó este tweet, en el que dice: “Me gustaría que los artículos que tratan de las capacidades que desarrolla un juego fuesen más específicos acerca de qué capacidades concretas y diferentes a las de otros juegos desarrolla ese juego en concreto. Así no parecerían tan iguales”.

 

Lo confieso, en este tweet y en los que continúan me sentí aludida (no negativamente, que quede claro), ya que como sabéis (y los que seguís este blogs lo conocéis bien) comparto artículos en los que hablo de juegos de mesa y las capacidades, habilidades y potencial que tienen.

 

Evidentemente, algunos de estos artículos (míos y de otros profesionales) pueden parecer repetitivos (totalmente de acuerdo) porque muchas de las capacidades y habilidades trabajadas son compartidas y generales a todos.

 

A raíz de esto, hay que hacer autocrítica y por supuesto pensar qué aspectos se pueden cambiar o mejorar con respecto a los artículos publicados.

 

He de confesar que Pepe redactó un artículo muy claro y con puntos muy delimitados en los que iba marcando diferentes opciones o perspectivas. De todo lo leído en él, así como en el hilo y comentarios que surgieron a raíz de su publicación (os dejo el enlace al tweet para que leáis el hilo), a mí me gustaría dejar mi granito de arena y opinión desde aquí.

 

Es cierto que para grandes jugones, artículos en los que se hablan de esas capacidades pueden parecer muy obvios y evidentes, totalmente respetable y compartido. Sin embargo, para personas que no conocen o no están metidas de lleno el mundo de los juegos de mesa (ya sean maestros, padres, formadores, psicólogos, etc), ese tipo de información le puede resultar muy clarificadora a la hora de elegir uno u otro juego según lo que estén buscando (ya sea un juego para pasarlo bien en familia, como puede ser Flick’n up, o un juego para trabajar objetivos concretos en el aula, como por ejemplo Story Cubes).

 

Y ojo, que como bien se dice en el hilo de tweets, emplear el juego para echar una partida sin más, también puede terminar generando aprendizajes.

 

Desde mi experiencia personal y el uso de juegos de mesa en mi trabajo con menores, tanto en talleres psicopedagógicos grupales como en terapias individuales, me gustaría mencionar lo siguiente:

  • Jugar para pasarlo bien y divertirse por el simple hecho de disfrutar del juego es fantástico. Y sí, lo hago en mi vida personal en familia o con amigos.
  • Emplear un juego de mesa con un objetivo en mente para trabajar. Aquí se potenciará esa capacidad o habilidad haciendo hincapié en alguna dinámica del juego o modificando alguna regla. Por ejemplo, aquí es un claro ejemplo el Dobble para trabajar atención y rapidez óculo-manual.
  • Adaptar el juego a nuestras necesidades. Emplear el juego y sus elementos con una mecánica diferente a la recogida por el mismo, manteniendo su esencia. Esto lo permiten juegos como Ikonikus, Story Cubes o Imagine entre otros.

A qué trato de llegar con todo esto, que quizá y haciendo autocrítica personal, deberíamos ser más concretos o específicos en las funciones o usos que podemos darle al juego, por qué es importante ese juego para trabajar una capacidad o habilidad y no otro (en función de diferentes aspectos). Por supuesto, que no solo sea tan general como sucede en muchos artículos (y ojo que estos también son necesarios).

 

He de confesar que para ver cómo un juego de mesa tiene diferentes aplicaciones en entornos o contextos diversos, así como se adaptan o se focaliza su uso en potenciar una habilidad o trabajar sobre capacidades, contenidos, destrezas, etc, podemos visitar blogs de interés, como Educar en buena compañía de Miguel Urdín y Andrea Vitórica, El maestro Manu de Manu Sanchez, a  Óscar Recio con su fantástico blog Mrwolf, Bebe a Mordor de Julia Iriarte, entre muchos otros.

 

En mi caso, he de decir que entre mis artículos se pueden encontrar el uso de los juegos de mesa aplicados en terapia (y lo confieso, el uso del juego en ella funcionan muy bien) o en talleres psicopedagógicos de gestión emocional, comprensión lectora o técnicas de estudio.

 

Porque un juego de mesa puede ofrecernos muchas posibilidades de uso adaptándolo a nuestros objetivos y necesidades. Saber qué capacidades y habilidades puede potenciar o desarrollar nos ayudará en su elección a la hora de trabajar con él.

 

Así que, como autocrítica personal, reflexión de lo leído en estos días y comentado con diferentes profesionales, quizá debamos ser más específicos, más concretos y aportar de manera más delimitada el por qué o no del uso de un juego de mesa en un entorno definido o con un grupo concreto.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario