FullSizeRender (4)
Juegos de mesa

¿POR QUÉ USO JUEGOS DE MESA? MOTIVOS Y DECISIONES

Hace unas semanas escribí este artículo en el que hacía una reflexión y autocrítica sobre los artículos que publicamos acerca de los juegos de mesa.

 

Tras releerlo, me quedé con la sensación de que podría haber compartido muchísimo más, pero tampoco era cuestión de escribir un artículo larguísimo, pesado y que perdiera su esencia inicial.

 

Pues bien, hilando todo eso con las ganas de compartir más y aclarar aspectos (todo desde mi experiencia), he decidido escribir este nuevo artículo. En él, el eje central va a ser dar a conocer por qué uso juegos de mesa en mi trabajo y por qué en algunos momentos empleo unos y no otros.

 

Así que, sin más distracciones comienzo…

 

¿Por qué uso juegos de mesa?

 

Pregunta que puede dar para mucho, pero mi respuesta más directa es que

 

“son un recurso de fácil acceso, directo, adaptativo y con el que consigues enganchar con los destinatarios”.

 

En mi caso, soy psicóloga educativa y trabajo con menores que presentan dificultades específicas de aprendizaje (DEA), Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), dificultades en gestión emocional, impulsividad, problemas de autoestima y autoconcepto, etc.

 

Hacer terapia con niños y adolescentes, no es igual que hacerla con adultos (ya lo he mencionado en muchos otros artículos). Las necesidades y demandas varían (esto ocurre en todos los casos, tanto en pequeños como en mayores), los niveles de atención son diferentes, el vocabulario, expresiones y formas de comunicarse deben ser adaptados a su nivel, y como esto muchas cosas más.

 

Sentar a un niño o adolescente con una mesa en medio de los dos (psicóloga-menor), intercambiando información, dialogando sobre temas, que en ocasiones no son agradables, puede llevarnos a un distanciamiento con ellos, a una falta de conexión y confianza, tan necesario todo ello en terapia.

 

Sin embargo, llevar a cabo acciones dinámicas, participativas, interactivas y por supuesto divertidas, es una manera de enganchar, conectar y trabajar contenidos (en ocasiones muy complicados) de manera amena y distendida.

 

Así que, entre los motivos por los que uso juegos de mesa estarían:

  • Cercanía. Nos permiten conectar con los menores, adaptarnos a uno de sus formas de aprendizaje más básicas, como es el juego, y eliminar la barrera (en ocasiones difícil de romper) psicólogo-paciente.
  • Diversión. Los juegos de mesa nos permiten pasar ratos muy divertidos con los menores, echarse unas risas, vivir “piques” para trabajar la frustración, pero con un punto de humor. Además, de trabajar contenidos y aspectos de manera agradable y sin presiones, que pueden conducir a bloqueos o situaciones de tensión elevada.
  • Adaptativos. Sí, hay juegos de mesa que nos permiten un uso en el que podemos adaptarlos a las necesidades de los menores y a los objetivos planteados en terapia. Debido a esto no nos sirven todos los juegos ni cualquier juego.
  • Trabajar capacidades. A través de los juegos de mesa trabajamos capacidades diversas según las mecánicas que exigen cada uno de los juegos.
  • Potenciar habilidades. Poner en práctica una capacidad, aplicarla en un entorno concreto, cerrado y controlado, en el que fallar nos permite aprender y avanzar, así como gestionar ese fallo. Recordemos que el error es un desencadenante del aprendizaje.
  • Gestión emocional. Mientras se juega se viven diferentes emociones según el momento en el que estemos durante la partida, desde alegría hasta enfado o tristeza. Así, a través de los juegos de mesa podemos analizar lo que se siente y a partir de ahí ofrecer estrategias de gestión emocional.
  • El juego de mesa como punto de partida. En muchos momentos, en mi caso en un porcentaje significativo de ocasiones, el juego de mesa se ha convertido en el elemento desencadenante para trabajar contenidos específicos, consiguiendo a partir del mismo comenzar con un nuevo hilo de objetivos y aspectos a trabajar.

Ahora bien, no solo está la cuestión de por qué usar los juegos de mesa, en mi caso en terapia o talleres grupales, sino…

 

¿Por qué usar unos juegos y no otros?

 

En este aspecto entran en juego varios condicionantes, aquí voy a presentar los que en mi trabajo influyen:

  • Tema monetario. Me encantaría tener una ludoteca inmensa, pero el presupuesto es el que es. Lo cierto, es que hay que seleccionar entre qué juegos de mesa existen para trabajar determinados aspectos. Y sí, reconozco que aquí en ocasiones entra el coste entre juegos similares o tener que seleccionar por no poder acceder a todos. (Seamos realistas, este aspecto lo tenemos muchos en cuenta)
  • Destinatarios. Conocer con quién vas a emplear el juego y las mecánicas que este desencadena es clave. Esto es un aspecto que tengo muy presente, ya que en muchas ocasiones un tipo de juego no encaja con un perfil determinado, bien porque es más exigente, porque puede conducir a frustraciones rápidamente, porque la energía e impulsividad puede terminar en falta de control y perder todo el objetivo marcado, porque no favorecerá la autoestima del menor al ver una dificultad muy elevada, etc.

Por ejemplo, en ocasiones es mejor emplear juegos más sencillos o cooperativos, y que no tienen una gran competitividad, para introducir al menor en la dinámica o simplemente para conocerlos.

 

Sé que va a parecer muy simple, pero en un primer momento yo siempre comienzo con los Story Cubes, son simples, nadie gana ni pierde, es un juego con el que compartir y vivir una experiencia diferente, además de conocernos un poquito. A partir de aquí introduzco otros en función de la edad y lo que tenga como objetivo trabajar.

  • Tiempo. Las sesiones y talleres tienen un tiempo limitado, por ello tengo que seleccionar juegos que me permitan compaginar su uso con un trabajo anterior o posterior. No me gusta dejar partidas a medias ni sesiones en las que no podamos trabajar el objetivo marcado de manera adecuada.
  • Atractivo. Sí, hay muchas ocasiones en las que hay juegos que su estética entra por los ojos, aunque sus mecánicas sean similares a otros, pero verlo bonito, atractivo y pensando en con quién lo voy a emplear, hace que me decante por uno u otro.
  • Referencias. Compartir, leer y ver reseñas, intercambiar opiniones también es determinante a la hora de adquirir uno u otro. Creo que esto lo tienen muchas personas en cuenta, más o menos jugones.

Y estos son algunos aspectos que tengo en cuenta a la hora de adquirir unos juegos de mesa u otros.

 

Lo que tengo siempre en cuenta y muy claro, es que el juego de mesa no es la solución en las terapias. Para mí es un recurso más a emplear, un medio a partir del cual conocer a los menores con los que trabajo, un recurso que me sirve de hilo para introducir nuevos contenidos o analizar determinados aspectos, ya que muchos de ellos ayudan a enfatizar y reforzar capacidades y habilidades.

 

Pero todo esto debe ir acompañado de un buen trabajo de planificación, diseño e intervención personalizada a cada uno de los menores o grupo y a los objetivos planteados.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (4)

  1. Ruth

    05 feb 2018 - 10:07 am

    Más claro imposible!
    Si es que no puedo estar más de acuerdo contigo!!

    • María Jesús Campos Osa

      05 feb 2018 - 10:12 am

      Muchas gracias Ruth!!!
      En ocasiones creo que es importante mostrar por qué los usamos, además de por qué elegir un juego y no otro, ya que la cantidad de juegos es inmensa, pero no se debe perder el foco en el objetivo y destinatarios, y más en los casos en los que se hace terapia con menores.
      Un abrazo!

  2. TAGURIZ JUEGOS

    06 feb 2018 - 11:14 am

    Nos ha encantado esto post. Muy ilustrativos los motivos por los que usas los juegos de mesa. Muchas gracias

    • María Jesús Campos Osa

      06 feb 2018 - 11:35 am

      Buenos días!!

      Muchas gracias a vosotros por el comentario. Me alegra mucho que os haya gustado el post, creo que es muy importante dar a conocer el por qué usar los juegos de mesa, así como la selección de unos u otros.

      Un saludo!

Deja un comentario