Juegos de mesa

EXPERIENCIAS QUE ENRIQUECEN

El sábado tuve la oportunidad de asistir a una Jornada de Formación organizada por la editorial de juegos de mesa Haba. Un curso de esos que no se pueden pasar por alto si tienes ocasión (aquí entra en juego la cercanía, disponibilidad y gustos, claro está).

 

La Jornada esta compuesta por dos partes. Por un lado, una más informativa y teórica desarrollada por Iolanda Zapata (directora del proyecto “Y tú… ¿juegas en clase?” de Haba), Juanjo Angullo (maestro de Educación Infantil y dramatización en Educación Primaria) y Laura Tejedor (psicóloga infantil especialista en neuropsicología). Por otro lado, otra parte más práctica en la que se conocían y se jugaba con juegos, con todo lo que desencadenaban.

 

Desde mi punto de vista (y ojo que esto no tiene que ser compartido) y mi experiencia, la importancia de este encuentro no es tanto por la cantidad de contenido teórico que se puede ofrecer en él, que sí hay y es importante y relevante, sino por la práctica y dinámica de intercambio de experiencias y planteamientos que ofrece.

 

Me voy a explicar un poco más, que quizá no esté quedando muy claro a lo que hago referencia.

 

Tuvimos la oportunidad de probar, descubrir, intercambiar opiniones y conocer diferentes juegos de mesa que son de uso en el aula o en otros entornos, como en mi caso en talleres grupales o terapias psicopedagógicas.

 

La posibilidad de contar con una “barra libre” de los diferentes juegos de mesa de Haba (para todas las edades, de diversas temáticas, con mecánicas distintas, de cartas, dados, etc), pudiendo elegir aquellos que generaban curiosidad, que no habías probado y habías oído hablar de ellos, que habían salido hace pocos meses del horno, que estás en duda entre si lo compro o no, etc, es una oportunidad fantástica.

 

He de decir que tuve la suerte de compartir mesa de juegos con tres cracks, Patri Mellado, maestra que emplea el ABJ y la gamificación en el aula, Julia Iriarte, gran conocedora de juegos de mesa con un blog a tener de cabecera si quieres conocer e iniciarte con los niños y alumnos en los juegos, y Ruth Cedrán, psicóloga y compañera con la que comparto metodología de trabajo con los menores. No solo ellas, allí había muchos docentes y profesionales muy cercanos al mundo de los juegos de mesa.

 

 

Como habéis podido leer estuve muy bien acompañada, disfrutamos de una mesa cuatro personas en la que no solo jugábamos y probamos juegos, sino que intercambiábamos experiencias, formas de poder aplicar o emplear el mismo juego, así como la exigencia o potencial que algunos de ellos pueden tener.

 

Contaros que comenzamos con uno de los mejores juegos, y esta es mi opinión, de Haba por su adaptabilidad y posibilidades, Código Secreto 13 + 4. Aquí comenzó el enriquecimiento del encuentro, con el intercambio de cómo un mismo juego en diferentes contextos, con distintos grupos y con diversos objetivos se puede ir adaptando. ¿Por qué? Porque jugamos con una mecánica de ir dando vuelta a las fichas láser con diferentes puntuaciones, tal y como nos fue planteando Julia (una crack) encargada de presentarnos el juego, pero aquí entró en acción Patricia indicando que ella en el aula seguía una mecánica diferente con sus alumnos, teniendo en cuenta sus edades y aprendizajes. Con esto, pudimos ir viendo entre nosotras diversas opciones en el uso del juego con los chicos.

 

Con respecto a este juego, en la presentación que nos hizo Juanjo Angullo se mostraron algunas posibilidades y adaptaciones fabulosas del juego para aplicar en el aula y según los contenidos que se estén trabajando (aproximaciones, avance en operaciones matemáticas, uso de diferentes combinaciones para alcanzar el mismo resultado, etc).

 

Como se puede ver, un mismo juego, pero totalmente adaptable a las características y necesidades del grupo, así como a los objetivos planteados.

 

Jugamos también La Pandilla Hámster (un cooperativo en el que nos echamos unas risas y se veía la importancia de organizarse y hablar según las diferentes acciones que hay que hacer en el juego), vimos y nos explicaron la mecánica de ABC Magia, conocimos El Rey de los dados y Terra Kids-Los países del mundo. Sin embargo, hubo dos juegos que nos presentaron y a los que jugamos, Conex y Karuba-cartas, que entraron con fuerza en mi TOP de descubrimientos del día.

 

Conex es un juego que nos encantó a las cuatro y a otros compañeros con los que hablamos. La verdad que la mecánica que sigue es fantástica, así como las posibilidades de trabajarlo con chicos para sumar puntos, la organización espacial y distribución del espacio, la estrategia de usar el multiplica por dos o el rayo, así como el momento en que te quedas sin carta en la mano, que es clave en el desarrollo del juego. Reconozco que es un juego a tener en cuenta y que tiene muchas papeletas para formar parte de mi ludoteca del trabajo.

 

Con este lo pasamos muy bien, lo reconozco, pero si hubo uno en el que nos reímos, nos descolocamos, la colocación de las cartas nos llevó a confusiones, no entendíamos por qué unas teníamos más cartas que otras, fue Karuba-cartas. Os aclaro que esto no es porque el juego no esté bien explicado, porque no es así, quizá nos pilló en un momento en el que estábamos un poco cansadas y menos atentas (ojo que esto también nos puede pasar en el aula o con los grupos que estemos trabajando), pero fue de esos momentos en los que cada una teníamos una impresión diferente y fue muy importante como íbamos gestionándolo tirando de las reglas y de Iolanda para resolvernos las dudas.

 

Pero he de decir que a pesar de esto, todas compartíamos la misma opinión, Karuba-cartas es un juego en el que la planificación y qué estrategia seguir es clave. Además, hubo un componente del juego (cuadrante con información de las 16 cartas) al que no le dimos la importancia que debía y era fundamental tener muy presente para poder plantear la mejor estrategia.

 

Hay que decir que era la primera vez que las cuatro lo probábamos y fuimos descubriendo posibilidades del mismo. Desde mi opinión, aclarar que es un buen juego a tener en cuenta y con el que se pueden trabajar aspectos muy diversos.

 

Y esto es un pequeño resumen de lo que probamos, jugamos y descubrimos. Pero reconozco que lo más importante es el intercambio de información que surge tanto con los profesionales de Haba que lo dirigen, Iolanda Zapata, Juanjo Angullo y Laura Tejedor, como con los propios compañeros.

 

Y antes de terminar, os voy a confesar una cosilla, no sé cómo lo hace Julia, pero ganó en… ¡¡Todas las partidas!!  Bueno, en la Pandilla Hámster, juego cooperativo ganamos el equipo por los pelos, fuimos al palo.

 

Reconozco que lo pasé genial, compartí mesa con personas con las que tenía muchas ganas de jugar, intercambiar opiniones y vivencias. Así que, os recomiendo este tipo de cursos y encuentros en los que saldréis con aprendizajes y descubrimientos fantásticos.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario