FullSizeRender (7)
Técnicas de estudio

ADAPTANDO JUEGOS PARA DISEÑAR NUEVAS EXPERIENCIAS

“En la parte más profunda de la Isla Tikatiko hay un tesoro escondido. Muchos exploradores han tratado de encontrarlo pero en el camino obstáculos y desafíos se han encontrado. Ha llegado el momento en el que nosotros tenemos que llegar a ese tesoro y descubrir qué es lo que guarda, pero no va a ser sencillo porque códigos a descifrar tendremos que superar”.

 

Así comenzó la sesión del taller de técnicas de estudio el pasado martes. Una actividad adaptada a partir de un juego y de “elaboración propia y artesanal”, con un “tablero” en el que una isla se presentaba con un recorrido, seis dados, fichas de números, unos peones de colores, unas tarjetas de exploradores y un reloj de arena.

 

Como os podéis imaginar, para las menores que participan en el taller, llegar y encontrarse el despliegue en la mesa fue un disparador de motivación e interés sobre la actividad, consiguiendo engancharlas desde el principio.

 

Para entender esto mejor, os voy a explicar un poco más el origen de esta actividad.

 

Hace un par de semanas estuve en la Formación de Haba “Y Tú ¿Juegas en clase?”, (formación fantástica en la que podéis conocer mi experiencia en este artículo). En la formación conocí juegos nuevos y tuve la posibilidad de probar otros que conocía por reseñas y vídeos, pero lo bueno es probarlos in situ y además intercambiar opiniones con los compañeros y compañeras de la mesa de juegos.

 

En esa mesa, jugamos a Código Secreto 13+4, ya había oído hablar de él, pero no había jugado. La cuestión es que según avanzaba la partida, empezamos con una mecánica de juego que nos presentó Julia, Patri Mellado indicaba cómo lo trabajaba ella en clase. A raíz del intercambio de experiencias, mi cabeza comenzó a pensar cómo poder adaptar este juego y su mecánica a las necesidades de mis chicas y chicos, así como a los talleres que imparto (porque es un juego con posibilidades).

 

Así que, ahí estaba yo “diseñando” una actividad en la que la mecánica de resolver un número a raíz de tirar seis dados sería el eje central. La clave era buscar una temática que les resultara atractiva y que pudiera enlazar con otros aspectos trabajados.

 

Las temáticas de exploradores, detectives o piratas siempre les resultan atractivas por todo lo que pueden conllevar y todo lo que se puede hacer a través de ellas. Así que, me decanté por exploradores, ya que la opción de encontrar un tesoro en una isla era un eje perfecto (aclarar que a los piratas ya los había usado en otra actividad hace un tiempo con ellas).

 

Una vez pensada la temática, tenía que preparar los materiales, así que comienza la búsqueda y elaboración de una isla, en la que establecer un recorrido por la misma y decorada con elementos propios del lugar (palmeras, lagos, calaveras, rocas…). Una vez hecha la isla, elaboré las fichas de números que se colocarán al azar a lo largo del recorrido y finalmente unas tarjetas de exploradores (posteriormente explicaré el por qué de estas). El resto de elementos para la actividad eran sencillos, seis dados de seis caras, unos peones de colores y un reloj de arena de dos minutos.

 

El inicio de la actividad era presentarla y emplear el juego en su mecánica más sencilla. Por turnos se tirarían los seis dados y haciendo operaciones habría que conseguir la puntuación de la ficha, si se consigue se adelanta y con los dados restantes se realiza la misma operación, si no el jugador y su peón se quedan donde están esperando a su próximo turno para poder avanzar.

 

Con esto conseguía iniciarlas en la mecánica principal de la actividad, pero evidentemente no todo iba a ser tan sencillo. ¿Por qué?

 

1º Porque había que adaptarlo a los objetivos del taller (técnicas de estudio y comprensión lectora).

 

2º Porque había que tener en cuenta las necesidades de las menores.

 

3º Porque había que enriquecer la actividad de manera que se viera la aplicación de la misma a todos los contenidos trabajados.

 

Una vez esto, entra en juego la función de las tarjetas de exploradores. Sí, aquí es donde realmente cogía peso el juego y la actividad porque era donde se trabajarían los objetivos planteado.

 

Os confieso que con esta actividad tenía varios objetivos a trabajar:

  • Reforzar la agilidad mental en la resolución de operaciones matemáticas.
  • Elaborar enunciados a partir de unas premisas y datos previos.
  • Trabajar la comprensión lectora a partir de diversos enunciados.

Quizá no os haya aclarado aún mucho, pero tranquilos que ahora viene la explicación del grueso de la actividad.

 

Se entregan las tarjetas de exploradores a las asistentes, en las que hay una serie de apartados: la casilla, el número a resolver, las operaciones realizadas para conseguir el número, el número de dados empleados y la penalización.

 

Las reglas del juego eran simples:

  • Se tiraban los 6 dados.
  • Había que conseguir el número exacto realizando operaciones con el menor número de dados (en caso de que no pudiera dar exacto jugábamos con la aproximación).
  • Había penalización si no se resolvía el número o la resolución era incorrecta por errores de cálculo. Esa penalización eran 6 dados más 1.
  • Todos los participantes debían resolver la misma cifra y avanzaban por igual.
  • Se empleaba el reloj de arena de dos minutos.
  • Ganaba quien al final del recorrido hubiera empleado el menor número de dados en la resolución de todas las casillas.

Una vez explicadas las reglas y cada una con su ficha de explorador, comenzaba el juego. Lanzamiento de dados, gira el reloj de arena y a resolver el número de la primera casilla. Y así durante todo el recorrido.

 

Al final de cada casilla se analizaban las operaciones y los resultados, compartiéndolo con el resto de participantes. Y esto es lo positivo de la actividad, que permite ver cómo ante un mismo número y con una serie de cifras pueden surgir operaciones diversas para alcanzar el mismo resultado.

 

La clave era pensar y analizar bien las cifras para descubrir las diferentes opciones que llevaban a encontrar la que menos operaciones y dados necesitaba.

 

Finalizado el recorrido se estableció la ganadora, calculando el número de dados empleados y posibles penalizaciones.

 

Pero durante el recorrido no todo iba a ser tan sencillo, ya que algunas de las fichas tenían sorpresas. Sí, establecí un sonido y cuando se caía en esa casilla, una vez resueltas las operaciones, debían darle la vuelta y en ella encontrarían una letra, que las llevaba a un sobre donde un enigma debían resolver para poder avanzar.

 

Sin embargo, el juego no terminaba aquí. En estas semanas el objetivo del taller está siendo la resolución de problemas, dándole importancia a la planificación y elaboración de enunciados, así que esta era la segunda fase (aplicar en lo trabajado previamente en el taller).

 

Cada una debería elaborar un problema con el mismo resultado final (el de la casilla seleccionada) en el que para su resolución se tuvieran que realizar las operaciones que cada una hubiera realizado en la fase de juego.

 

Por ejemplo, si en una casilla para resolver un 18 se utilizaban los dados con cifra 5 y 4, sumándolos y obteniendo 9, para después multiplicar por la cifra 2 de otro dado. El problema debería exigir este planteamiento y seguir la temática de la isla y exploradores.

 

Os puedo asegurar que aquí es donde comenzaron las mayores complicaciones para las participantes, ya que este proceso para los menores no es sencillo y si hay dificultad en la comprensión de problemas, esto se dificulta mucho más. Así que, este era un punto en el que seguir trabajando e incidiendo con ellas.

 

Como podéis ver, a partir de un juego se puede hacer una elaboración propia y adaptación siguiendo una mecánica determinada, atendiendo a los objetivos propuestos y a las necesidades del grupo con el que estemos trabajando.

 

 

PD: Los “culpables” de que comparta esta experiencia son Ruth Cedrán, Miguel Urdín y Patri Mellado. Espero que os de ideas y os sea útil para emplear en vuestras aulas.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (2)

  1. Laura Rodriguez Bolivar

    15 mar 2018 - 7:25 pm

    Hola Maria Jesús,

    Me está encantando el juego. Sin embargo hay alguna cosa que no entiendo…¿Cómo es lo del sonido?

    Gracias

    Un saludo

    Laura Rodríguez

    • María Jesús Campos Osa

      16 mar 2018 - 10:13 am

      Buenos días Laura,

      Gracias por el comentario, me alegra mucho que te haya gustado la actividad.

      Te comento lo del sonido, algunos números estaban asociados a un sobre y cuando se llegaba a esa casilla yo accionaba un sonido descargado en el móvil. A eso es a lo que me refería, pero puede ser un sonido como un golpe en la mesa o con el pie.

      Gracias por leer el blog,

      Un saludo,
      María Jesús Campos

Deja un comentario