Técnicas de estudio

¿FALTAS DE ORTOGRAFÍA? RECURSOS PARA TRABAJARLAS

Las faltas de ortografía es algo muy común en nuestros pequeños, sobre todo cuando comienzan con la lectoescritura. Y ojo, no tan pequeños, ya que muchos adolescentes tienen faltas de ortografía muy importantes, que reflejan esa carencia de base y falta trabajo sobre las mismas.

 

Trabajar sobre la ortografía desde pequeños es importante, y por supuesto se verá reflejado a medida que se vaya creciendo y se vaya escribiendo más y más para diferentes entornos (escolar, personal, laboral…).

 

En muchas ocasiones trabajar las faltas de ortografía se convierte en un horror para muchos estudiantes, ya que el método elegido por los docentes, e incluso por los padres, consiste en repetir una y otra vez el error cometido. ¿Quién no recuerda haber copiado 20 o 30 veces palabras con fallos ortográficos? Seguro que muchos lo vivisteis en vuestra etapa escolar.

 

Pues esto se sigue haciendo hoy día, con la idea de que repetir y repetir ayudará. A veces, se queda la palabra por fotografiarla de tanto escribirla (pero reconozcamos que es una tarea muy desagradable) y no es el método más aconsejable (ya que los efectos de rechazo hacia la escritura pueden ser considerables).

 

Sin embargo, buscar alternativas, dinámicas y actividades diferentes para trabajar esos errores puede ser más enriquecedor y gratificante para los menores.

 

En el artículo de hoy, trato de compartir con vosotros una serie de actividades muy sencillas, agradables, divertidas y con buen resultado a la hora de trabajar las faltas de ortografía.

 

Además, la intención es poder dar ideas a docentes y a algunas mamás y papás, que en ocasiones ya no saben qué alternativas buscar para orientar a los hijos con las famosas faltas. Y por qué no decirlo, gracias a María González que tras una charla hablando sobre faltas de ortografía, le planteé algunas ideas y ahora me gustaría compartir esas y más con vosotros.

 

Así que, sin más, aquí están mis propuestas:

  • Visual Thinking. Sí, reflejar aquellas palabras en las que se cometen falta con la imagen correspondiente, en la que poder ver qué letra es la correcta.

Por ejemplo, “ver” se escribe con “v”, si nosotros ponemos la forma de la nariz o de unos dedos entre los ojos, formamos una “V”. Vaca, de animal, se escribe con “v”, y qué tiene una vaca en la cabeza, unos pequeños cuernos que nos muestran esa “v” de la que parte su nombre. ¿Queréis más? Jirafa se escribe con “J”, y si nos fijamos las jirafas tienen un cuello largo que se une a su cuerpo formando una “J” mayúscula perfecta…

 

Como estos se pueden presentar muchos más ejemplos, vistosos, sencillos de llevar a cabo y divertidos. Y sobre todo, y lo más importante, que lo podemos adaptar a nuestros menores, que ellos elijan la imagen o forma de la misma, de manera que les sea más sencillo para recordar.

 

Si alguno queréis conocer un poco más sobre esto, buscar ortografía ideovisual (aporte de mi querida Ruth Cerdán) y encontraréis manuales al respecto con fichas. Sin embargo, para mí es más sencillo elaborar mis propio diccionario visual con cada uno de mis chicos. (Pero oye, que cada maestrillo tiene su librillo y sus recursillos)

 

¿Por qué ayuda esta técnica?

 

Porque conseguimos que el niño o la niña fotografíe de un solo impacto una imagen asociada a una palabra, lo visual es más fácil de retener mentalmente. Por ello, pueden asociar la palabra a esa parte de la figura cuando tengan que escribirla.

  • Tabla de iniciales. ¿Quién no ha jugado alguna vez a la tabla de escribir palabras que empiecen por una letra? Seguro que a muchos os suena de esas tardes de infancia con primos/as, amigos/as, con los padres en casa y en las que había que buscar un pasatiempo.

Pues bien, elaborar una tabla, colocar en la cabecera categorías como nombre, animal, ropa, comida, ciudad, objeto, color, etc (las que se nos ocurriesen), seleccionar al azar una letra para escribir palabras que empiecen por ella y correspondientes a cada una de las categorías, y ya tenemos un juego divertido con el que trabajar ortografía y vocabulario.

 

Aquí estamos haciendo a los menores escribir, pensar y reflexionar en ocasiones sobre qué letra es la adecuada si la “j” o la “g” en la palabra que quiero poner.

 

Os aseguro que es un juego que genera tensión , porque hay puntos (que no lo había dicho), así que poder crear una competición en casa o en el aula, obteniendo el vencedor el carné de “director” o “guía” para otra partida en otro momento, puede ser muy motivador.

 

En ocasiones, con algunos de mis chicos empleo tiempo, usando un crono o un reloj de arena de manera que obligamos a focalizar la atención más y a trabajar sobre una pequeña presión que lleva a actuar.

  • El ahorcado. Así lo llamábamos de pequeños (por lo menos en mi entono).

Hacía tiempo que lo tenía olvidado, hasta que un día en casa mi madre se puso con mi hija a jugar. ¿Os imagináis la de recuerdos que me trajo?

 

Pues bien, es un juego en el que también se trabaja la ortografía, porque hay que tener claro qué letras forman las palabras que se tienen que descubrir.

 

Ahora bien, como recurso más educativo y al que poder “sacarle más jugo”, podemos guiar mucho la actividad, estableciendo que sean palabras que contengan b o v, g-j, c-z, si son letras donde cometen los fallos los menores, e incluso palabras relacionadas con alguna temática específica que se esté trabajando. A raíz de la misma, poder establecer un pequeño diálogo o análisis de la misma, para así reforzar el contenido de interés.

 

Por ejemplo, en naturales se está trabajando el proceso de la fotosíntesis, así que un/a alumno/a puede poner como palabra a adivinar “savia” (ojo que es con v, no con b, aquí ya trabajamos ortografía). Una vez descubierta se puede analizar y hablar sobre ella.

  • Cadena de palabras. Vamos a seleccionar una letra, aquella en la que se tenga interés, y a partir de ella vamos a pasar un papel en el que cada estudiante vaya poniendo su palabra sin repetir las anteriores.

Para que no se haga pesado en el aula con más de veinte alumnos y alumnas, se pueden establecer 5 papeles y en cada uno poner una letra. Cuando el alumno recibe el papel, debe leer las escritas y no repetir ninguna de las palabras. Y ojo, cuando algún alumno encuentre algún fallo, para la hoja gritando STOP, por ejemplo y se corrige conjuntamente con la clase.

 

Evidentemente, dentro del trabajo de las faltas de ortografía podemos emplear recursos más usuales en el aula como escribir historias o redacciones en las que aparezcan las palabras erradas. De esta manera también se trabaja vocabulario y expresión escrita (otro aspecto a tener en cuenta en los alumnos y alumnas).

 

Como veis, contamos con recursos muy sencillos, que no requieren grandes inversiones ni económicas ni de tiempo, porque los materiales que se necesitan son “de andar por casa”, pero que nos permiten pasar un tiempo agradable, diferente, divertido y de aprendizaje, ya sea con los alumnos y alumnas como con los hijos e hijas.

 

Y recordar que aprender jugando es posible.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (2)

  1. marisa

    19 Abr 2018 - 7:10 pm

    Toda la vida nos han hecho copiar 20 veces las faltas de ortografía para que se nos quedaran retenidas en la memoria, pero esto ocasionaba en la mayoría de casos rechazo ante la escritura y frustración.
    Ahora se han descubierto que mediante una serie de juegos y dinámicas el niño retiene con mayor facilidad la forma correcta de escribir las palabras.
    Como podemos observar las actividades que propone la autora del blog, son juegos a los que todos hemos jugado alguna vez en nuestra vida, y realmente no hemos pensado que tuviera ninguna función más que la de divertirnos. Hay muchos otros juegos con los que podemos aprender ortografía solo es cuestión de echarle imaginación y pensar en cómo nos hubiera gustado aprender a nosotros.
    Personalmente pienso que gracias a dinámicas como éstas los niños pueden aprender de forma más divertida y eficaz, ya que cuando a una persona le gusta lo que hace le pone más empeño.

    • María Jesús Campos Osa

      20 Abr 2018 - 6:00 am

      Hola Marisa!

      Muchísimas gracias por tu comentario al artículo.

      Así es, se pueden emplear diferentes dinámicas y actividades, que no son complejas ni requieren excesivo tiempo, para trabajar la ortografía de manera atractiva y más divertida para los estudiantes. Imaginación y creatividad son claves para buscar nuevos recursos que puedan ayudar, además de contar con profesionales y blogs de gran interés, en lo que poder encontrar recursos fantásticos.

      ¡Un saludo!
      María Jesús Campos

Deja un comentario