Psicología

Actividades extraescolares… ¿Cuál elegimos?

Arranca el curso escolar y es momento de tomar decisiones en los hogares sobre diversos temas. Entre ellos qué actividades extraescolares elegir para los hijos.

 

En ocasiones, las familias se encuentran con una gran cantidad de información sobre diversas actividades para realizar los menores. Así, está el listado de actividades que ofrece el centro escolar, las escuelas y actividades deportivas que oferta el municipio, las escuelas y academias de danza o música, los centros de idiomas, de apoyo escolar, etc. En fin, una larga lista de actividades sobre la mesa ante la que decidir.

 

Realizar alguna actividad extraescolar por parte de los niños está bien. Lo que se debe evitar es sobrecargar a los menores de actividades una vez que salen del colegio.

 

No es extraño ver a padres y madres en una carrera contrarreloj diaria para llevar a los hijos a todas las actividades.

 

Por ejemplo, que si uno de ellos va a fútbol y quince minutos después el otro comienza taekwondo. Salir de estas y en diez minutos comienzan los dos inglés, esto los lunes y miércoles. Los martes y jueves la profe de apoyo de matemáticas que va a casa y después clases de piano y hip-hop. A todo esto hay que añadir el tiempo necesario para realizar la tarea del colegio o repasar para el próximo examen.

 

En fin, un estrés que entra solo de leerlo. Un estrés no solo para los niños, para los padres también. Como dicen muchas madres y padres “vamos a la carrera todas las tardes”.

 

Pero, ¿por qué hay que ir a la carrera? ¿es necesario cubrir toda la tarde con actividades para los pequeños?

 

Mi respuesta es NO. Puedo ser muy clara y tajante, pero es lo que creo y veo cada día en mi trabajo. Que quede claro que soy defensora de que los niños hagan alguna actividad extraescolar (en la medida de las posibilidades de las familias y de las necesidades de los pequeños).

 

Estas son favorables por diversos motivos. Para sociabilizar con otros niños, para adquirir nuevas destrezas o para potenciar una habilidad del menor. Pero también defiendo, y en mayor medida, que son niños y necesitan tiempo para jugar, estar en familia y disfrutar….

 

Os planteo la siguiente cuestión, ¿Sería mejor quitar alguna de esas actividades? ¿Se podría pasar esa hora jugando con los hijos, leyendo juntos en el salón o simplemente disfrutando de su compañía? ¿Se podría salir a pasear o ir al parque?

 

Desde mi punto de vista, SÍ. En ocasiones, se oyen quejas de padres acerca de que no pasan tiempo con sus pequeños porque están toda la tarde ocupados. Sin embargo, ero esto es algo que se puede manejar y cambiar.

 

Ahora bien, retomando la idea de elección de las actividades extraescolares. ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una u otra actividad?

  • Disponibilidad y el horario con el que contamos.

Si un niño sale a las cinco del colegio, no puede ir a la clase de hip hop que comienza a las cuatro y media. Si diariamente tiene muchas tareas escolares no podemos estar fuera de casa tres horas cada tarde asistiendo a actividades. Recordemos que los menores necesitan su tiempo.

  • Gustos e intereses.

Estamos hablando de actividades extraescolares, que son actividades enfocadas al ocio y disfrute de los pequeños. Así que, es importante tener en cuenta aquello que les interesa, que les gusta y les motiva, porque así disfrutarán de la misma y asistir no será una pesadilla cada semana.

  • Acuerdos padres e hijos.

En muchos casos, padres e hijos no coinciden en la actividad o actividades a las que asistir. Muchos padres tratan de imponer lo que ellos consideran que es mejor y más necesario para sus pequeños, sin tener en cuenta la inquietud del menor. Aquí os dejo mi propuesta

 

Una actividad será elegida por los padres y otra será elegida por el menor. Si solo se quiere elegir una se acordará aquella que complemente lo que buscan ambas parte.

  • Favorecer el desarrollo del menor.

Todas las actividades aportan beneficios a los menores para su desarrollo. Sociabilizar con otros niños cuando tiene dificultades en ello, reforzar contenidos que le resultan más complicados (como clases de conversación de idiomas), favorecer su psicomotricidad fina o gruesa (con clases de instrumentos musicales o de danza, baile moderno, etc), descargar energía en actividades deportivas, asimilar normas y trabajo en equipo (con deportes grupales o bailes).

 

De cada actividad se puede sacar el beneficio que tiene para cada menor.

 

Estos son algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir las actividades extraescolares de nuestros pequeños. Yo os voy a presentar la actividad extraescolar que más favorece el desarrollo de los hijos: «Mi hora con mi hija». Curiosa, ¿verdad? Y os preguntaréis qué beneficios tiene esta actividad. Ahí van.

  • Diversión y disfrute conjunto.
  • Complicidad y confianza entre padres e hijos.
  • Compartir actividades.
  • Desarrollo personal.
  • Amor y felicidad…

Después de lo leído aquí… ¿Sabéis qué actividades extraescolares vais a elegir para vuestros hijos?

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook
  • Canal de Youtube de Maria Jesús Campos Osa

Un comentario

  1. Actividades extraescolares para adolescentes

    21 May 2019 - 5:02 am

    […] sobre ellos nos la hace la psicóloga María Jesús Campos en su blog en el post “Actividades extraescolares, ¿Cuál elegimos? que os recomiendo […]

Deja un comentario