Educación

APRENDIENDO CON LOS STORY CUBES

Hoy quiero hablaros de los Story Cubes, un juego de pequeños dados con imágenes, que se lanzan y que ofrecen un abanico de posibilidades. Como os podéis imaginar, pequeños pero con una capacidad de uso muy amplia.

 

 

Este planteamiento surgede mi propia experiencia con ellos, a través de las actividades que he llevado y sigo llevando a cabo con los chicos de los diferentes talleres, tanto en técnicas de estudio como en control emocional y habilidades sociales, así como en las sesiones individuales, porque me permiten trabajar muchos aspectos y dificultades con los menores con los que trabajo.

 

Vamos a seguir avanzando y aclarando aspectos de estos pequeños dados.

 

Pues bien, por si no los conocéis, los Story Cubes son unos dados con imágenes, que se lanzan y con las imágenes que aparecen hay que hacer una historia o crear personajes. Evidentemente, esta es la base del juego, pero como pasa con muchos otros juegos se pueden hacer adaptaciones y modificaciones en los mismos y en su uso para emplearlos según nuestras necesidades.

 

Y eso es lo que hago yo, adaptar los Story Cubes, en sus diferentes versiones, para los talleres y sesiones, según las características y necesidades del grupo, así como los objetivos planteados.

 

¿Qué capacidades podemos trabajar con los Story Cubes?

 

Podemos atender a capacidades muy beneficiosas para los menores y que trabajando con ellos desde pequeños podemos favorecer en su desarrollo.

 

A continuación os muestro algunas de las capacidades, que considero personalmente, que potencian los story cubes.

  • Expresión oral. El hecho en sí de contar la historia, tal y como se plantea en el juego, ya está potenciando esta capacidad. Hay que expresarse y explicar nuestra historia según las imágenes surgidas del lanzamiento.

Ahora bien, esa expresión oral se puede trabajar de diversas maneras, dando a la tirada de dados muchos usos.

 

– Presentación ante el grupo.  Me pareció una fantástica idea que conocí a través del blog de Pepe Pedraz y su artículo Cuatro juegos para romper el hielo y trabajar competencias. Sí, lanzar el dado y a través de las imágenes presentarse a los demás miembros del grupo, bien usando todos los dados o algunos (aquí es importante tener en cuenta la edad de nuestros participantes o alumnos).

 

– Repaso de contenidos. ¿Cómo? Puede parecer extraño, pero podemos emplear los diferentes modelos de los Story cubes, seleccionando o lanzando todos en diferentes partes del aula, a partir de ellos escoger los dados que nos pueden ayudar a explicar a los compañeros los contenidos trabajados en el tema o el apartado correspondiente. Aquí queda muy bien reflejada la idea que he indicado en otros artículos, aprender jugando, y como también he dicho, funciona.

 

  • Expresión escrita. No solo podemos emplear el juego en expresión oral, también lo podemos hacer en expresión escrita. En vez de contar la historia en voz alta, se escribe. En ocasiones esto le favorece a muchos chicos, ya que el hecho de expresarse oralmente les limita por vergüenza o por bloqueo ante los demás.

Podéis pensar que esta opción no tiene mucho sentido, e incluso puede ser menos atractivo para los niños, sin embargo se pueden hacer modificaciones.

 

– Historias diferentes con mismas imágenes. Tirada de dados, surgen unos iconos y a partir de aquí hoja y papel, usando todos las mismas imágenes para hacer su historia. Aquí vemos como a partir de los mismos elementos pueden surgir una gran variedad de creaciones, intereses y gustos de los participantes, ya que al final reflejan parte de lo que a ellos les atrae.

 

– Selecciono alguna imagen. Podemos dejar que los chicos cojan un dado y se lo lleven a su sitio, a partir de ahí, vamos metiendo improvisaciones, cuando lo hayan usado lo dejan en la mesa y cogen otro que haya dejado un compañero. Este caso se limita muchos más el uso de las distintas imágenes, “obligando” a introducir en ese momento la imagen que hay en la mesa y adaptando tu historia a esos cambios.

 

– Mezclamos e improvisamos. El hecho de contar con diferentes cajas nos permite ir introduciendo dados de diferentes estilos y mezclarlos, para formar una historia más completa o con acciones destacadas (que en ocasiones a los chicos les cuesta introducir de iniciativa propia).

 

  • Atención. Evidentemente, los Story Cubes nos exigen estar atentos a lo que vamos narrando, a las imágenes seleccionadas y a las próximas que vamos a emplear.

 

Sin embargo, si queremos potenciar aún más la atención, una adaptación del juego puede ser un Continúa la historia. Tenemos un grupo, se lanzan los dados y comienza un participante cogiendo un dado e iniciando la historia. Siguiendo las agujas del reloj, cada uno va a ir cogiendo un dado de los que van quedando en la mesa y se continúa la historia, teniendo en cuenta lo relatado previamente por los compañeros. Para exigir mayor atención en el juego, cada participante deberá ir repitiendo todo lo que hayan ido narrando previamente.

  • Memoria. Recordar lo narrado, buscar una coherencia entre las imágenes y lo que se va contando es fundamental. Así que, tirar de una memoria a corto plazo es básico en este juego. Además, en la actividad que os acabo de mencionar, la de continuar la historia, la memoria junto con la atención, juega un papel fundamental.
  • Creatividad. Sí, es la base de estos dados. Crear narraciones, aventuras, descripciones e historias a partir de las imágenes, nos exigen ser creativos, desarrollar nuestra imaginación e ir más allá de lo básico y elemental.

Si queremos desarrollar aún más la creatividad, podemos introducir variantes o elementos en el juego, como puede ser un sistema de valoración entre los compañeros, teniendo en cuenta aspectos como: novedoso, divertido, creativo, introduce acciones, coherencia entre imágenes, etc. Todo esto atendiendo a nuestros objetivos y, por supuesto, teniendo en cuenta el grupo con el que estamos trabajando.

 

No debemos olvidar que con este juego la diversión está asegurada, gracias a la creatividad e imaginación que dan lugar a grandes genialidades y ocurrencias.

 

Antes de finalizar este artículo, me gustaría daros a conocer un uso que hago de los Story Cubes en mi taller de control emocional y habilidades sociales, además de los ya indicados previamente. Lo llamo Story cubes y emociones. Y os preguntaréis de qué trata esta adaptación. A continuación os la explico.

 

Se selecciona al azar una carta de emociones de las que ya tenemos diseñadas, a partir de ahí cada uno puede tener una emoción o todos trabajan con la misma (dependiendo del objetivo de la sesión), a partir de ahí lanzamos los dados y tenemos ante nosotros unas imágenes. Esas imágenes ayudarán a establecer un acontecimiento en el que se trabajarán los pasos que seguimos para la identificación y control de emociones. Estos son: situación – pensamiento – reacciones corporales – emoción – conducta. Posteriormente, cada uno leerá su planteamiento, surgiendo a partir de aquí un debate con opiniones al respecto, valoraciones, posibles cambios, etc.

 

Como podéis ver, los Story cubes son unos pequeños dados, pero no son tan pequeños en lo que respecta a su potencial. Os animo a que los empleéis, los adaptáis a vuestros objetivos, alumnos y a las necesidades que puedan surgir en diferentes momentos del grupo.

 

¿Jugamos a los Story cubes?

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario