Educación

ÚLTIMO TRIMESTRE, ÚLTIMO EMPUJÓN

A nivel académico, sin contar la Universidad, la festividad de Semana Santa, generalmente, supone el fin del segundo trimestre y el inicio del tercero.

 

Sí, el último trimestre del curso, ese que lleva asociada la frase:

 

“Madre mía, el último trimestre, cómo pasa el tiempo… Ahora hay que darlo todo y esforzarse al máximo”.

 

Hay que darlo todo, el último empujón para conseguir disfrutar de un “verano libre de libros de texto y apuntes” (que es lo que todos los estudiantes desean) o con la carga del menor número de asignaturas posibles.

 

Ahora bien, hay que ser realistas y ver cómo se ha ido desarrollando el curso. No es lo mismo ir aprobando todo o suspendiendo una o dos asignaturas, que ir arrastrando 4, 5 o más materias de los trimestres previos.

 

¿Qué debemos tener en cuenta?

  • En primer lugar, (ya lo mencioné en un artículo en el que hablaba sobre las notas) es importante valorar qué es lo que sucede, cómo está siendo el rendimiento y por qué (buena-mala planificación, dificultad para entender los contenidos, desmotivación, interés, etc).

Si tenemos que buscar un profesor de apoyo, una academia, un profesional (psicólogo educativo, psicopedagogo, pedagogo) que ayude a orientar y ofrecer pautas para mejorar el rendimiento, trabajar la motivación, etc, o hablar con los profesores, hacerlo lo más pronto posible. Hay que tener en cuenta que ahora el tiempo corre en contra, ya que quedan dos meses, por lo tanto las decisiones deben ser tomadas en estos próximos días.

  • En segundo lugar, ser realistas, como ya he dicho. Un estudiante que lleva todo aprobado o con una o dos suspensas, tiene bastantes posibilidades de sacar el curso en estos dos próximos meses. Esto no quiere decir que su hábito de estudio sea adecuado, ya que puede haber comportamientos que deban ser modificados para que el rendimiento sea el deseable, e incluso puede confiarse y cometer errores en los exámenes determinantes.

Ser realistas es muy importante cuando nos encontramos con alumnos que llevan bastantes asignaturas suspensas. Aquí hay que tener en cuenta:

  1. ¿Qué materias son más asequibles de poder aprobar?
  2. ¿Cuáles tienen evaluación continua?
  3. ¿Qué contenidos son los que mejor entienden?
  4. ¿En cuáles tienen más apoyo o accesibilidad de ello?

 

En función de esto, se dará prioridad a aquellas asignaturas en las que haya más posibilidad de aprobar, dedicándolas más tiempo para asegurarnos poder aprobar. Esto no quiere decir que abandonemos el resto de materias, sino que sepamos priorizar asignaturas y tiempos.

 

A veces por querer abarcar todo, no conseguimos nada, generando mayor frustración.

  • En tercer lugar, establecer una buena organización y planificación de estudio. Como digo a muchos de los chicos con los que trabajo: “Son unas semanas muy intensas de esfuerzo y estudio, pero es el camino para conseguir un verano libre”.

Además, la denominada cultura del esfuerzo es fundamental, ver que para conseguir objetivos se requiere tiempo y dedicación, es básico.

 

Así que, es aconsejable tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Planificar un buen horario, acorde al horario del centro escolar, extraescolares, clases de apoyo, etc, recogiendo en él tiempo de ocio. Porque con una buena planificación hay tiempo para todo.
  • Hacer los deberes. En muchas ocasiones no se hacen, se pasan por alto; sin embargo hay que tener en cuenta que son una manera de repasar lo trabajado en el aula y de estudiar determinados contenidos.
  • Tratar de llevar las asignaturas al día. Leer lo trabajado, subrayar, hacerse esquemas o resúmenes sobre lo que se va viendo en el aula, permite trabajar poco a poco los contenidos, reforzándolos y consolidándolos.
  • Controlar nuestros ritmos de atención-fatiga. Sí, nuestros niveles de atención no son siempre los mismos, por ello hay que tener en cuenta en qué horas estamos cansados y cuándo más receptivos para estudiar. Teniendo esto presente, podemos manejar qué estudiar en cada momento, así como plantear los descansos adecuados.
  • Descansar. Sí, planificar tiempos de estudio (variarán según la capacidad de mantener la atención de cada estudiante, unos pueden estar 30 minutos, otros 45 y otros una hora), seguidos de minutos de descanso, que oscilarán entre 5-15 minutos según el tiempo previo de estudio.

Por supuesto, en este último empujón del curso también se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

 

Alimentación sana y equilibrada. Hay que comer de todo y variado, siguiendo el plan de cinco comidas al día, ya que el almuerzo y merienda están en las horas de estudio (ya sea en el centro escolar o en casa)

 

Hidratación adecuada. Es importante beber agua, sobre todo en estas fechas en las que se acerca el verano y las temperaturas son más elevadas.

 

Dormir las horas adecuadas. Hay que intentar dormir alrededor de 8 – 9 horas, con un sueño reparador. Para ello hay que evitar meterse en la cama con el móvil o la tablet, irse a la cama al menos una hora después de cenar, aprovechar para leer o escuchar música relajante mientras se está tumbado.

 

Controlar los dispositivos móviles y tecnológicos. Lo acabamos de mencionar en el momento de irse a dormir, pero durante la tarde o los tiempos de estudio, dejar el móvil alejado, en silencio o apagado, evitando así uno de los distractores clave de los estudiantes. Lo mismo con la tablet, hay que tener control sobre ella y diferenciar si se está estudiando o es tiempo de ocio. Esto es importante que se tenga en cuenta a la hora de buscar información o para los alumnos que estudian con un programa de tablet en su centro escolar.

 

Motivación, confianza y autoestima. Claves para seguir adelante y conseguir sacar lo mejor de uno mismo.

 

Quedan dos meses, pocas semanas para despedir este curso 2016-2017, tiempo suficiente para aprovechar al máximo las horas, saber planificarse y sacar adelante las asignaturas. Pero recordando que hay que ser realistas, conocer las capacidades de uno mismo y lo que ha hecho hasta ahora, así como de los tiempos que se disponen.

 

Último trimestre, último empujón.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario