Educación

CELEBRANDO EL DÍA DEL LIBRO

Ayer, 23 de abril, fue el Día del Libro, un día marcado por actos diversos como firmas de escritores en librerías, ferias o lugares emblemáticos, actividades en centros para niños, lecturas de libros, etc.

 

En el artículo de esta semana quiero compartir con vosotros cómo ha sido mi celebración profesional del Día del Libro en un centro educativo. A nivel personal, en mi casa celebramos este día regalándonos un libro y este año mi regalo ha sido el libro Empantallados de Santiago Moll, aunque a lo largo del año hacemos más regalos de este tipo, sobre todo a la pequeña.

 

Como sabéis, en los centros escolares estos días los alumnos realizan diversas actividades relacionadas con el Día del Libro y animación a la lectura, por ejemplo lectura de escritos que hayan hecho en la clase para compañeros de infantil, representaciones teatrales, intercambio de marcapáginas, decoración de las aulas y pasillos con poesías o relatos, dibujos y muchas más. Lo cierto es que hay un amplio abanico de posibilidades con respecto a las actividades que se pueden llevar a cabo para fomentar la lectura.

 

En mi caso, el AMPA del CEIP Cristo de la Salud (Valdemoro) me pidió planificar una actividad con motivo del Día del Libro para los alumnos del cole que estuvieran interesados, desarrollándose en horario extraescolar y un viernes (imaginaros, debería ser algo atractivo y diferente contando con estos hándicap). Así que, mi propuesta fue elaborar un cómic, con el objetivo de fomentar la lectura de manera diferente, divertida y con imaginación.

 

Se formaron dos grupos de niños, por un lado, alumnos de infantil y 1º de Primaria, y por otro, los alumnos de 2º a 6º de Primaria, con un máximo de 20 niños por grupo y con una hora de duración el taller. Contando así con dos grupos con características muy diferentes, por lo que el desarrollo del taller para cada uno variaría significativamente.

 

¿Cómo se llevó a cabo?

 

Adaptando la elaboración del cómic a las necesidades de cada grupo, a sus características y niveles. De manera que el desarrollo de la actividad fuera gratificante para cada menor.

 

  • Alumnos de infantil y 1º de Primaria.

En este grupo nos encontramos con niños y niñas que están aprendiendo a leer y escribir, cada uno con un nivel diferente y con mucha diversidad en la identificación de letras y palabras, tanto a la hora de leer como de escribir.

 

Para ellos se llevó a cabo un desarrollo más guiado de la actividad, pero dando pie a su imaginación y creatividad para la elaboración del cómic.

 

Se les presentó una plantilla con nueve huecos, en cada uno de ellos había una, dos o tres palabras que hacían de encabezado e introducción de lo que sucedería en esa casilla, que se completaría con un dibujo hecho por ellos o con imágenes diversas que se les presentaban en unos folios y debían colorear, recortar y pegar.

 

IMG_1336

A los que presentaban dificultades en la lectura, durante la actividad se les iba indicando lo que decía la casilla y ellos elegían qué imagen poner o recortar, retomando cada vez lo que se había realizado en los espacios anteriores.

 

Evidentemente, surgieron cómics muy dispares, únicos y diferentes, porque eso es lo bonito de escribir y dibujar, que cada uno se deja llevar por su imaginación y refleja aquello que imagina y sueña.

 

Una vez finalizados los cómics, cada uno se llevó el suyo a casa acompañado de una ficha para los papás, en la que reflejaba cómo poder desarrollar un cómic con los hijos, pero no sólo eso cómo poder animar y fomentar la lectura de los niños con actividades creativas y en las que compartir en familia.

 

  • Alumnos de 2º a 6º de Primaria

En este segundo grupo las necesidades, exigencias y características eran muy diferentes con respecto al grupo anterior, por lo que el desarrollo de la actividad debía adaptarse a las mismas.

 

Aquí contamos con alumnos que tiene un nivel en lectura y escritura, por lo que son más independientes en este aspecto. Así que, ellos recibieron una plantilla de cómic vacía, únicamente con las nueve casillas y un espacio para poner el título de su obra. Por lo que debían elaborar un cómic desde cero, en imágenes y frases.

 

IMG_1338

Sin embargo, la realización del cómic estuvo en parte guiada, ya que empleamos los Story Cubes como desencadenante para introducir elementos en el cómic.

 

El desarrollo era el siguiente, cada chico tiraba los nueve dados, tenían nueve casillas, así que debían emplear la imagen de un dado en una casilla, y así con los nueve, montando su cómic con sus personajes, poderes, acontecimientos, lugares, etc, según las imágenes surgidas y su imaginación.

 

No había posibilidad de copiar e imitar el cómic del compañero, cada uno hacía el suyo porque sus imágenes eran diferentes.

 

Además, para ayudar a los chicos se les dio una plantilla con instrucciones, pasos y elementos que debían tener en cuenta a la hora de desarrollar el cómic, así como explicaciones o recursos que se les daban según se avanzaba y surgían dudas o preguntas durante el desarrollo.

 

Os puedo asegurar que surgieron cómics muy divertidos, originales y curiosos.

comic 2 comic 3

comic 4 comic 1

Como podéis leer, fue una tarde de mucha creatividad e imaginación, y por supuesto muy divertida, realizando una actividad diferente. Reconozco que disfruté muchísimo con las ocurrencias de los chicos y con los cómics que se hicieron.

 

Si dejamos a los niños con papel, lápiz y su creatividad pueden surgir grandes genialidades, únicas, especiales y muy personales.

 

Esto ha sido un ejemplo de actividad para fomentar la lectura, escritura y creatividad, que se ha desarrollado con motivo del día del libro, pero que en el aula o en otros entornos se pueden llevar a cabo con los niños. Como esta actividad hay muchas otras, así que…

 

¿Os animáis a trabajar la creatividad?

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario