Educación

A LAS PUERTAS DE LA “TEMIDA” PAU

Los alumnos de 2º de Bachillerato ya han finalizado sus clases y a muchos de ellos les espera la tan “temida” Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), lo que se conoce como Selectividad.

 

Finalizados los exámenes con nervios por llegar a una nota media, para poder acceder a la titulación universitaria deseada o tener opción de poder entrar en alguna de las carreras que son de interés, toca subir un nuevo escalón, la PAU.

 

Ahora vienen unas semanas de estudio y repaso de todos los contenidos y materias que son evaluables. Las rutinas cambian y los horarios también, ya no hay que asistir a clase, lo que permite disponer de un mayor número de horas para el estudio.

 

Aunque se disponga de más horas, no hay que estar todo el día encerrado en la habitación. Seguir unos consejos puede ayudar a hacer estos días más amenos y tranquilos.

 

¿Qué consejos dar a los estudiantes de PAU?

 

Un listado muy sencillo y básico que si se sigue ayudará al rendimiento.

  • Planificación. Ya lo he mencionado en diferentes artículos de este blog, la planificación es fundamental para el estudio y en este momento más.

Estructurar unas horas por la mañana y otras por la tarde, marcando tiempos de estudio y descansos, así como las materias a las que se prestará atención.

  • Mantener periodos de estudio breves y adecuados a las características de cada uno. No todos somos capaces de mantener la atención durante el mismo tiempo. Hay que tener en cuenta que unos niveles óptimos de atención no se mantienen durante horas continuadas.

Es recomendable establecer periodos de estudio entre 25 – 50 minutos (según las características de cada uno) seguidos de  5- 10 minutos de descanso.

  • Respetar tiempos de descanso. Estos son necesarios y determinantes para el rendimiento, la atención y cansancio.

Si estudiamos 25-30 minutos, descansamos 5minutos, mientras que si estudiamos entre 45-60 minutos seguidos descansamos 10 minutos.

  • Intercalar contenidos teóricos con prácticos. Dedicar parte del estudio a asignaturas y contenidos que sean más teóricos (Historia, Filosofía, Literatura) con algunos prácticos (Matemáticas, Sintaxis, Física, Dibujo).

Es importante cambiar de materias para que así la motivación y niveles de atención sean mejores, además de que se controla el cansancio. Por ejemplo, empezar durante una hora-hora y media repasando Historia y posteriormente trabajar contenidos más prácticos.

  • Realizar alguna actividad física. Si se realiza algún deporte diario seguir haciéndolo (correr, bicicleta, baloncesto, tenis, etc) es muy favorable para el rendimiento y para liberar tensiones.

En caso de no realizar una actividad física, es recomendable salir a dar un paseo de unos 30 minutos a ritmo ligero, solo, con compañía o con música. Nos ayudará a despejarnos, relajarnos y desconectar de la presión.

  • Evitar hablar continuamente de lo estudiado. Sé que es complicado, la PAU se convierte en muchas ocasiones en “monotema” entre la familia y amigos.

Hay que buscar otros temas de conversación durante las comidas, mientras se está sentado en el sofá o se queda con los amigos para charlar, dar una vuelta o salir a correr. Nuestra mente debe atender a otras cosas y desconectar de los contenidos, porque el agotamiento y agobio será mayor.

  • Las comparaciones no son buenas compañeras. Comparar lo que cada uno lleva estudiado de los temas, de las distintas materias no es recomendable.

Cada estudiante sigue su ritmo, tiene sus prioridades y necesidades por lo que no hay que estar atento de lo que ha estudiado o avanzado un compañero o amigo.

  • Aprovechar las tutorías. En muchos centros los profesores planifican horas de tutoría para resolver dudas de la materia o repasar algún contenido que se vio de manera rápida o fue de difícil asimilación para los alumnos.

Estas propuestas son recomendables y es importante asistir a ellas ya que ayudan en el repaso y en aclarar dudas existentes.

 

Este listado de consejos son básicos para afrontar las próximas semanas, yo los analizo y planteo con los chicos que trabajo, adaptando algunos de ellos y otros a sus necesidades y características. Pero estos son una base.

 

Profes, mamás y papás, ofrecer apoyo a estos jóvenes, darles recursos para afrontar este momento, que es temido para ellos, pero sobre todo hacerles hincapié en una cosa: “confianza y seguridad en uno mismo”.

 

No olvidemos que las batallas hay que lucharlas y el esfuerzo tiene su recompensa.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario