Técnicas de estudio

MI EXPERIENCIA VISUAL THINKING

La semana pasada impartí un curso de técnicas de estudio, denominado “Comenzando el curso con buen pie”, dirigido a alumnos de Educación Secundaria Obligatoria.

 

He de decir que cada curso escolar imparto diversos talleres y acciones formativas sobre este tema, en cada uno de ellos me adapto a las edades, características y necesidades propuestas. Sin embargo, en esta ocasión quería poner en marcha una actividad que aprendí en un curso que recibí sobre Visual Thinking.

 

Os pongo al día, para entender bien de donde surge todo esto.

 

Entre los meses de mayo y junio disfruté de un Mooc Intef  Visual Thinking en Educación, coordinado e impartido por Garbiñe Larralde, Clara Cordero y Azahara García. Mi objetivo era aprender y ver las utilidades del Visual Thinking en mi práctica laboral, aunque reconozco que nunca he sido buena dibujante (pero hay que atreverse a hacer y probar cosas nuevas, adiós vergüenza y prejuicios personales negativos).

 

Entre las actividades que durante esas semanas se solicitaban estaba una denominada Visual Joker, o lo que es lo mismo una carta visual, en la que podíamos reflejar el contenido que quisiéramos. Ahí, se me encendió la bombilla y vi la utilidad que esta propuesta tendría en mi trabajo.

 

Sí, podría elaborar con los chicos (grupal e individualmente) cartas en las que recoger de manera visual, con iconos y dibujos, contenidos a trabajar.

 

Eso es lo que llevé a cabo el pasado miércoles en el curso que os he mencionado al inicio. Escogí algunos de los contenidos que íbamos trabajando y analizando, los chicos los recogían en un carta que se les entregaba (era en cartulina donde poder dibujar con diferentes materiales) y ellos iban completando.

 

¿Cómo fue la experiencia?

 

Evidentemente,  fue muy dirigida, tanto en lo que se podía representar como en los iconos, ya que era una actividad nueva y en la que a los chicos se les exigía cambiar su dinámica habitual de trabajo (ninguno de los asistentes lo conocía).

 

Lo cierto, es que dirigiendo, intercambiando opiniones y experiencias iban avanzando y cogiendo el ritmo sobre lo que podían plasmar.

 

Y lo positivo, es que disfrutaban, aprendían, asimilaban y trabajan contenidos de manera muy práctica y atractiva. Y yo encantada de ver cómo se metían en la carta para que quedarán su dibujos muy bien representados.

 

¿Por qué me decanté por cartas visuales?

 

La explicación es sencilla, quería un recurso que ocupe poco espacio, que recoja información importante, que pueda tenerse accesible y visible en todo momento, ya sea en la propia mesa de estudio, en el corcho o en la pared frente a la mesa.

 

Un recurso que se vea cada día y que a través de las imágenes se desencadene todo el pensamiento y contenido asociado a él.

 

Ahora bien, la técnica del Visual Thinking no se quedó solo para elaborar un recurso, sino que fue enseñada y trabajada como técnica de aprendizaje. Es decir, en el apartado donde vimos estrategias de aprendizaje (resúmenes y esquemas) les enseñé como esta podía formar parte de ellos, y qué beneficios les podía aportar en cada una de las asignaturas.

 

Sí, el Visual Thinking como técnica para recoger y resumir información de las diversas materias, elaborado por los propios chicos. Esto irán haciéndolo paso a paso y poquito a poquito, ya que requiere de práctica.

 

¿Qué beneficios aporta el Visual Thinking?

 

La verdad es que es una técnica que aporta muchos, entre ellos:

  • Permite recoger cantidades de información de manera breve.
  • Es visual y atractivo, lo que permite una mayor predisposición a su estudio.
  • Facilita el desencadenamiento y expresión de contenidos a través de un icono, una imagen o mezcla icono-palabra.
  • La representación visual es más fácil de adquirir que grandes parrafadas de texto.
  • Ante dificultades de memorización de textos ayuda en la asimilación de los mismos.

¿Dónde vi las dificultades de los chicos?

 

En invertir y cambiar su proceso de aprendizaje. Me explico.

 

Los chicos están acostumbrados a tener la información básicamente a través de palabras, estudiarla y memorizarla así. Sin embargo, cambiar el proceso sobre cómo esas palabras y textos se pueden convertir en una imagen que lo explique les resultaba extraño y complicado.

 

¿Por qué?

 

Porque rompen sus esquemas de comprensión y trabajo habitual, saliendo de una zona de confort en la que llevan desde su etapa de primaria, ya que los esquemas y resúmenes pedidos en ella, son en su mayoría con cajas, llaves y palabras o frases.

 

Resumiendo, fue una experiencia maravillosa, en mi trabajo se ha colado de manera significativa y es fantástica, por lo que pretendía que los chicos vieran como hay otras maneras más visuales, atractivas y dinámicas para aprender, que entran por los ojos y desencadenan mentalmente procesos que permiten establecer contenidos significativos.

 

No será la única vez que lo emplee, ya lo he hecho con chicos más pequeños, para los que lo visual es más sencillo de asimilar. Pero esto os lo contaré en otra ocasión.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario