Psicología

EL DIÁLOGO, CLAVE EN LAS RELACIONES FAMILIARES

«Como me sigas hablando así no vas a bajar al parque», «Háblanos con respeto que somos tus padres», «A los abuelos ni se te ocurra levantarles la voz», «Deja de gritar y pide las cosas bien», «Al profesor le respetas y le hablas con educación, que no vuelva a recibir una nota diciéndome que le has gritado».

 

Estas y muchas otras expresiones son dichas a los hijos cuando el tono de voz, las maneras y expresiones no son las correctas a la hora de pedir algo, intercambiar información o decir lo que se piensa.

 

El diálogo es clave en la comunicación entre las personas ya sea entre adultos, niños, adolescentes, y, por supuesto, entre padres e hijos.

 

Tener un diálogo fluido y una comunicación abierta es clave para la confianza, un buen clima y para la expresión de pensamientos y emociones.

 

En muchas ocasiones se pide a los menores diálogo, respeto, se les exige formas adecuadas de comunicarse, una escucha activa, sin embargo, hay muchos momentos en los que los adultos y los padres no predicamos con el ejemplo.

 

Sí, dialogar, permitir expresar libremente las opiniones desde el respeto y la tolerancia, buscar puntos en común o acuerdos, empatizar con los interlocutores y entender lo que están diciendo o defendiendo, es fundamental para el desarrollo de las relaciones entre las personas y para el buen funcionamiento en los diferentes contextos.

 

Como ya he indicado el diálogo y el respeto es fundamental, sentarse a intercambiar opiniones o puntos de vista  puede llegar a ser muy enriquecedor para todos los implicados.

 

Esto es lo que debemos transmitir a nuestros hijos: diálogo, respeto, tolerancia y libertad.

 

Si como adultos y padres no lo hacemos y actuamos con ellos de manera impositiva, sin permitirles opinar, expresar sus pensamientos o sentimientos estaremos creando una barrera entre nosotros y ellos.

 

¿Por qué?

  • Porque faltará confianza.
  • Porque se sentirán infravalorados.
  • Porque se meterán en su mundo y no se abrirán.
  • Porque evitarán estar en familia.
  • Porque no contarán sus problemas.

Y todo esto puede conducir a una lejanía con los hijos, generando situaciones complicadas ante momentos o conflictos que como menores puedan vivir.

 

Así, dialogar, permitir que los hijos cuenten lo que piensan, escucharles y respetar sus planteamientos será una llave para forjar una confianza con ellos.

 

Gracias a esa confianza se podrán abordar diferentes puntos de vista, establecer acuerdos y consensos según las situaciones que se vayan produciendo, siempre desde el respeto de ambas partes y valorando las repercusiones emocionales y sociales que esas decisiones puedan tener.

 

Seguro que muchos de vosotros habéis escuchado la típica frase de adolescentes: “mis padres no me entienden, no se enteran de lo que va la cosa”. E incluso, puede que algunos la pensarais cuando también vivisteis esa etapa maravillosa y complicada.

 

Sí, en muchas ocasiones, los adolescentes ven esa lejanía con los padres e incomprensión de los mismos. Pero…

 

¿Por qué sucede esto?

  • Porque los padres tratan de dar ejemplos de hace décadas.
  • Porque no se les permite expresar lo que opinan o la visión personal que tienen sobre la situación.
  • Porque en ocasiones los padres creen que tiene  la “verdad absoluta”.
  • Porque no se empatiza con las nuevas vivencias y experiencias que viven los adolescentes.
  • Porque no se escucha a lo largo de diferentes momentos las cosas que van contando.

Y así, se sigue creando esa barrera y esa distancia con los hijos, que conduce a imposiciones y a la típica frase “porque lo digo yo, y punto” (¿quién no la ha escuchado o dicho alguna vez?)

 

Así que, queridos papás y mamás, deciros una cosa para despedir este artículo:

 

Escuchar a los menores, dialogar con ellos, darles votos de confianza, reflexionar sobre los diferentes puntos de vista, empatizar, comprender sus vivencias y emociones, respetarlas, afrontarlas y analizarlas de manera tranquila, y sobre todo, estar a su lado para que sepan que tienen el apoyo más maravilloso del mundo.

 

Porque una cosa debemos tener todos en cuenta…

 

El diálogo es clave para una comunicación fluida, óptima y enriquecedora.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario