Psicología

APRENDIZAJE ENTRE IGUALES. ¿QUÉ BENEFICIOS APORTA?

El pasado jueves compartí en El Rincón de los #videoconsejos este vídeo en el que contaba la experiencia vivida en el centro psicopedagógico que dirijo entre dos adolescentes.

 

Como habéis podido escuchar en el vídeo, la situación entre ellos fue de ayuda, por decisión propia de uno de los menores ante la dificultad del compañero, para resolver una serie de actividades. Me pareció una imagen maravillosa y en ella se veía perfectamente la importancia de esa ayuda entre iguales, el avance del que tenía dificultad, así como la orientación y recursos que mostraba el “menor-profe” en ese momento.

 

A raíz de la publicación del vídeo en twitter surgieron una serie de comentarios y reflexiones de compañeros de profesión, de docentes y de algunas madres y padres. Aquí os dejo el enlace al hilo surgido en el tuit.

 

En esos comentarios hablábamos de algunos de los beneficios que tiene este tipo de aprendizaje entre iguales, pero hoy quiero explayarme y contaros un poquito más al respecto (a veces 280 caracteres no dan para mucho).

 

Sin embargo, no quiero dejar pasar la oportunidad de presentaros este artículo de José Blas García, titulado Aprendizaje entre iguales: capital social para el aula. Así como este de Salvador Rodríguez, Abrazarnos para aprender: cooperar para superar retos. (Dos blogs y dos profesionales a los que os recomiendo seguir por sus excelentes reflexiones y artículos).

 

Siguiendo con mi exposición al respecto…

 

¿Qué beneficios aporta el aprendizaje entre iguales?

 

No solo hay un enriquecimiento en lo que respecta al aprendizaje de unos contenidos determinados (que es así y en esa dirección se emplean técnicas enfocadas a ello), sino que nos encontramos con una serie de beneficios a nivel de desarrollo personal y emocional de todas las personas implicadas (tanto del menor que muestra su apoyo como del que lo recibe, ya que tiende a ser recíproco en muchos aspectos). Continuando, esos beneficios son:

  • Empatía. Ser capaz de entender al compañero, lo que puede estar sintiendo y viviendo, para así poder orientar la actuación en función de sus necesidades. “No te preocupes, yo te ayudo y te voy explicando lo que necesites. Ya verás como lo puedes desarrollar”
  • Asertividad. Defender o mostrar una postura desde el respeto, así como lo que no se entiende, para buscar esa explicación u orientación sobre el tema que se esté tratando. “Esto se hace así porque tienes que seguir estos pasos, si no haces este paso es cuando te equivocas y te sale mal el resultado”
  • Escucha activa. Esta es clave en este tipo de aprendizaje. Aquí no vale oír, hay que escuchar de manera activa y atenta (todos los implicados) porque así se focalizará mucho más la información aportada, así como manifestar lo que no se pueda estar atendiendo. “¿Escuchas lo que estamos hablamos?. ¿Lo estás entendiendo?”
  • Paciencia. Ya lo dije en el vídeo, y es que entre ellos manifiestan más paciencia y calma a la hora de explicarse los contenidos, rebajando el nivel de tensión de manera que todo sea más calmado. “A ver, no pasa nada. Volvemos a analizar todo, coge esta ficha y vamos a utilizarla para hacer el ejercicio”
  • Adaptación del vocabulario. Así es, no nos expresamos igual los adultos que los menores, y esto se detecta perfectamente en la manera en que ellos intercambian la información, porque también emplean ejemplos acordes a sus experiencias (y estas en muchas ocasiones se alejan de las vividas por los adultos). “Muy bien tío. Lo has pillado perfectamente”.
  • Flexibilidad. Si no entiende la manera en que se está explicando algo, se buscan nuevas expresiones, nuevas estructuras  de organización de la información, nuevos ejemplos sobre la marcha, etc, flexibilizándose en ese momento lo que se está manifestando. “No entiendo lo del subjuntivo, de verdad. – Tranquilo, te voy a dar un truco, utiliza “Ojalá” y pon el verbo, así verás si es del subjuntivo o del indicativo”
  • Adaptación. Cada menor se adapta a su interlocutor, a sus necesidades y características, fluyendo así de manera más dinámica el intercambio de información, las dudas y los planteamientos. “Mira, vamos a empezar por este ejercicio que es más sencillo, luego hacemos el complicado. Si haces bien los pasos de este, te será más fácil hacer el otro. Ya verás”.
  • Memoria. Sí, si yo tengo que explicar algo a un compañero, si tengo que plantear dudas sobre algo que no entiendo, activamos los mecanismos memorísticos, ya que tengo que buscar aprendizajes previos para mostrar y explicar los contenidos demandados. Fomentando así un aprendizaje significativo. “Para poder hacer bien las divisiones es necesario que te sepas las tablas de multiplicar”.
  • Aprendizaje significativo. Se están relacionando contenidos nuevos con aprendizaje previos, tirando de ejemplos, contenidos trabajados en otras áreas, experiencias, etc, de manera que se favorezca un aprendizaje en el que se vinculen, se relacionen y se fortalezcan aprendizajes. “El complemento directo está en el predicado. Recuerda el predicado es donde está verbo”.
  • Autoestima. Sentirse bien con uno mismo, ver que se puede ayudar a un compañero, que los contenidos que manejas y que conoces te permiten orientar a una persona. Esto es un impulso muy importante para muchos menores, que también van ganando confianza a la hora de ofrecerse en momentos futuros. “Profe, puedo ayudar a Marcos en el ejercicio 2, es que no lo entiende”.
  • Motivación. Esta se dispara, cuando hay iniciativa por parte de los menores esta es clave, porque les empuja a la hora de tomar la decisión. “Yo me siento con Marta para hacer el trabajo, que se me da mejor y así se lo explico”.

Como veis la ayuda y colaboración entre iguales es maravillosa, ofrece beneficios fantásticos a los menores, a nivel de desarrollo personal y emocional, además de contribuir a su aprendizaje.

 

Lo bueno que tiene esto, es que hay alumnos que en ocasiones serán los que ayuden y en otras ayudados, de ahí la importancia de emplear técnicas que fomenten esto en diferentes materias, dando la opción de ser “profes” a todos los alumnos.

 

Así que, docentes, os aconsejo que fomentéis este tipo de acciones en el aula. Pero es más, os voy a aconsejar que visitéis, e incluso os animéis a participar, en el proyecto que mi admirado Óscar Recio (más conocido como Mr Wolf Teacher) ha propuesto y es conocido en redes sociales con el hastag #MrWolfTeachingChallenge.

 

¿En qué consiste este proyecto? En la colaboración entre diferentes centros educativos, más concretamente entre grupos de diferentes centros y localidades, en las que los alumnos expliquen a otros compañeros de cualquier lugar un contenido del temario de la materia correspondiente. 

 

¿Por qué os animo a que lo conozcáis? Porque el enriquecimiento personal, tanto de alumnos como de docentes, será brutal. Preparar contenidos, explicarlos, reflexionar sobre ellos, investigar, grabar el vídeo… será un aprendizaje y una experiencia única para todos.

 

Si queréis conocer más, no dudéis en visitar el perfil de Óscar Recio y consultarle más sobre #MrWolfTeachingChallenge

 

Hoy os he hablado de los beneficios del aprendizaje entre iguales a través de mis experiencias psicopedagógicas y lo observado con menores en mis talleres (sabéis que me gusta mucho hablaros a raíz de lo que vivo con mis chicos y chicas). Y os pregunto:

 

¿Os animáis a planificar actividades enfocadas en esta línea de cara al próximo curso?

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario