Juegos de mesa

¡ESCAPA! Y ADOLESCENTES, UN ESCAPE ROOM DE BOLSILLO CON EL QUE APRENDER

La pasada semana disfruté muchísimo con un grupo de adolescentes, jugando a ¡Escapa! La prueba final, “Un juego de Escape Room de bolsillo”, como la propia caja recoge.

 

¡Escapa! La prueba final, es un juego de la editorial Mercurio Distribuciones, cuyos autores son Martino Chiacchiera y Silvano Sorrentino, y diseñado por Alberto Bontempi.

 

Como sucede en los Escape Room, este juego de bolsillo y que te puedes llevar a cualquier parte (porque es pequeño y manejable), consiste en superar una serie de pruebas para abandonar un lugar, en este caso un laboratorio.

 

Voy a dejar una cosita clara… ¡No voy a hacer spoilers del juego! Más que nada, porque os destripo la trama y se pierde el interés de lo que en él sucede.

 

El objetivo del artículo de hoy es compartir con vosotros la experiencia, lo que se trabajó y cómo vivieron los adolescentes la exposición a este tipo de juegos. Como podéis ver, esto va en la línea de mis posts.

 

Pues bien, como he dicho al inicio del artículo, jugué, bueno yo observaba y guiaba si en algún momento había colapso general,  a ¡Escapa! La Prueba Final con un grupo de adolescentes (12 a 14 años), que asisten a un taller de Habilidades sociales y gestión emocional.

 

Era la primera vez que les presentaba un juego de estas características, porque jugar han jugado conmigo a otros juegos de mesa, pero no en esta dirección, y para ellos era una novedad.

 

60 cartas, todas colocadas y distribuidas por la mesa, con las instrucciones claras y con las cartas importantes muy visibles (no os voy a dar más información sobre ellas). Comenzamos a leer la historia que gira sobre el juego, el personaje principal, el objetivo, el lugar, etc, todo con mucho interés y curiosidad por su parte (aunque también comenzaban a surgir las típicas risas nerviosas de “¡Dónde nos ha metido María Jesús hoy!”).

 

Una vez leído y dado el paso inicial a través de una de las cartas, comenzaron a gestionarse ellos mismos, a asignarse “papeles” sobre algunas cosillas, pero también se comenzaba a vislumbrar quién quiere ser más líder o le gusta manejar e imponer, quién es más tímido y le cuesta más dar ideas o le da vértigo dar el paso de tomar una decisión, etc.

 

Lo importante del juego es que es cooperativo, todos deben participar y opinar, esto es algo en lo que yo incidía, además de manejar alguna situación que se podía descontrolar, o dando pie a que todos intervinieran.

 

¿QUÉ ME PERMITIÓ TRABAJAR ¡ESCAPA! LA PRUEBA FINAL?

 

A pesar de la colaboración entre ellos, que era un punto importante por sus características (muy dispares a nivel social), otras muchas habilidades y capacidades:

  • Escucha activa. Todos podían opinar y todos deben estar atentos a las opciones y reflexiones de los compañeros.
  • Reflexión. No todo es lo que parece… Había que analizar bien, reflexionar acerca de las posibles decisiones, contrastar informaciones, e incluso emplear otras cartas.
  • Toma de decisiones. Es clave durante todo el juego, pero en determinados momentos se requiere una mayor comunicación para ello, así como el reparto de tareas. Aquí hubo momentos de discrepancia y tensión entre ellos a la hora de dar algunas soluciones, pero poco a poco iban gestionando (aunque también recurrían a mí cuando se veían bloqueados entre ellos, y esto es importante porque se ve que buscan controlar ir a un conflicto mayor)
  • Distribución el trabajo. No voy a contar mucho, pero hay la opción de que en determinados momentos puedas continuar con otras cartas para conseguir cosillas. Aquí decidieron repartirse y que se fuera avanzando y antes de la decisión consensuaban.
  • Expresión oral. Comunicarse, hablar y expresar ideas o soluciones era necesario. Pero para ello, era importante saber decirlo para que el grupo lo entendiera, el tono de voz y la gesticulación, además de tener en cuenta las faltas de respeto, gritos, malos modales….
  • Responsabilidad. Cada uno debe asumir la suya y saber que deben cooperar todos para poder avanzar. Esto no es culpa de uno solo si se falla en una solución, todos son responsables y deben llegar a acuerdos para avanzar y resolver las pruebas.

A nivel emocional también pudimos trabajar aspectos importantes como:

  • Empatía. Ponerse en el lugar de los compañeros en caso de que no se les dejase intervenir (recordáis lo del intento de ser líder o de imponer su criterio).
  • Frustración. Sí, se equivocaron en algunas soluciones, pero no pasa nada. Controlar ese momento y no dejar el juego de lado es importante. Aquí influye el carácter de alguno de ellos, por lo que se podía trabajar este aspecto de manera clara.
  • Enfado/Ira. Este no se manifestó prácticamente nada, ya que iban bien coordinados, pero si alguien notaba que no se le escuchaba se irritaba un poquito, e incluso se callaba como modo de protesta. Esto daba pie a poder trabajar y orientar en estrategias para el desarrollo del trabajo grupal.
  • Alegría y satisfacción grupal. Ver que su solución era adecuada hacía que el salto o grito de “¡toma!”, “¡Bien!”, saliera solo junto a una gran sonrisa.

Esta parte era muy importante para ellos ya que les animaba y motivaba a seguir avanzando y descubriendo.

 

Os confieso que estas reacciones tenían más peso que los fallos y ellos mismos no decaían ante los errores, diciendo que estaban resolviendo muchas cosas bien y estaban avanzando.

 

Antes de finalizar el artículo, os voy a contar lo que fue la mayor experiencia para ellos y para mí del juego. Les grabé en la última toma de decisiones, unos minutos de tensión, discrepancias, reflexiones, etc.

 

Una vez tomada la decisión y visto lo que sucedía, analizamos el vídeo. Al principio se mostraban tensos, no les gustaba verse por sus reacciones, comportamientos, movimientos o gestos, pero poco a poco entraron en la dinámica y objetivo que yo tenía.

 

¿Cómo se veían a ellos mismos? ¿Cómo se sentían? ¿Cómo fueron sus reacciones? ¿Qué creían que debían cambiar? ¿Cómo podrían haber actuado en algún momento?

 

De aquí salieron reflexiones maravillosas, se analizaron ellos mismos y vieron sus aciertos, pero también aquellos comportamientos a mejorar individualmente, pero que repercuten de cara un grupo (tono de voz, gesticulaciones, intento de imponer su única decisión, falta de escucha…).

 

Con este último paso pudimos extrapolarlo a otros contextos, entre ellos el aula o a la hora de realizar otros trabajos grupales o actividades de equipo, analizando cómo manejar las situaciones y las habilidades sociales, así como la gestión emocional.

 

Como podéis ver, trabajar con ¡Escapa! La Prueba Final fue una experiencia única y maravillosa, para mis chicos y chicas y para mí, porque todos aprendimos de ella, porque todos analizamos y porque todos pudimos reflexionar sobre aspectos diversos e importantes.

 

PD. Os animo a vivir esta experiencia con adolescentes, que es muy diferente a vivirla con adultos.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (2)

  1. Julia Iriarte (Bebé a Mordor)

    02 Oct 2018 - 8:58 pm

    ¡Qué genial experiencia! Siempre me ha parecido interesante y efectiva la opción de grabar para corregirnos a nosotros mismos, pero es verdad que no estamos nada acostumbrados. ¿Era un grupo ya creado previamente? ¿Se conocen los mismos de otras sesiones?
    Gracias por compartir lo que haces, María Jesús!

    • María Jesús Campos Osa

      02 Oct 2018 - 9:17 pm

      Muchísimas gracias Julia!!

      La grabación surgió en el momento, ni ellos se lo esperaban y a mí me pareció una buena idea viendo como se estaba desarrollando el taller. Los chicos se conocen porque han coincido en otros talleres o acciones formativas, pero el grupo actualmente que lo compone han estado juntos en varias sesiones del propio taller de este curso.

      Lo cierto es que ver como funciona el grupo durante la sesión es lo que da pie a poder tomar esas decisiones, aunque se conozcan de una sesión. Porque en sí es la experiencia y cómo la van afrontando lo que te permite ir guiando y valorar posibles acciones.

      Gracias por comentar!!

Deja un comentario