Técnicas de estudio

APRENDIENDO TÉCNICAS DE MEMORIZACIÓN. PARTE I

Da la sensación que la memoria ha cogido muy mala fama con la idea de que hay muchos estudiantes que se aprenden los contenidos de “memorieta” y no comprenden lo que están estudiando (y hay casos en los que es así). Pero debemos tener clara una cosa,

 

La memoria es necesaria, ya que nos permite realizar aprendizajes significativos, pudiendo establecer relaciones entre los nuevos contenidos con los que tenemos almacenados en ella.

 

Pero, el artículo de hoy no se centra en hacer un análisis en profundidad sobre la memoria, los tipos de memoria, su funcionamiento, etc. El objetivo de este artículo se centra en cómo podemos ayudar a los estudiantes (y a nosotros mismos) a trabajar la memoria y a emplear técnicas que ayuden a la memorización de contenidos.

 

Y todo esto surge porque el sábado tuve la oportunidad de disfrutar de un grupo de adolescentes con los que trabajé estrategias de memoria, ofreciéndoles recursos sobre las mismas, pero empleando como elemento desencadenante una herramienta (entre otras) muy atractiva, los juegos de mesa.

 

Los que disfrutamos con los juegos de mesa y los empleamos en diversos entornos, en mi caso terapias y talleres psicopedagógicos, sabemos que hay muchos de ellos que nos permiten trabajar la memoria (este artículo de Ruth Cedrán recoge alguno de ellos), ya que nos exigen recordar elementos y componentes del juego para seguir avanzando y realizar determinadas acciones.

 

Sin embargo, mi objetivo en el taller no era emplear los juegos de mesa tal cual, sino emplearlos como desencadenante, como punto de partida para analizar las estrategias de memorización asociando lo trabajado con la mecánica del juego (o la que yo había adaptado y presentado), lo que les exigía, etc.

 

A raíz de compartir algunas fotillos en mi perfil de twitter, me comenzaron a preguntar cómo había llevado a cabo la actividad, cómo establecer esas relaciones, cómo se analizó con los menores haciendo asociaciones, qué juegos empleé… Así que, me he decidido a contar la experiencia (experiencia que se divide en dos partes porque en una sale un artículo excesivamente largo).

 

En primer lugar, destacar que no toda la formación se centró en jugar y en trabajar solo con juegos, los menores se llevaron una carpeta, con varias fichas elaboradas por mi y recursos, en la que les recogí la información más relevante sobre el objetivo del taller y sobre la que íbamos trabajando, ofreciéndoles así una herramienta con el que poder trabajar en casa.

 

Una vez aclarado esto, tenía seleccionados varios juegos sobre los que trabajar, pero evidentemente el grupo, cómo se desarrolla la formación, aclarar dudas y compartir, requiere tiempo (muy enriquecedor y necesario para favorecer sus aprendizajes) por lo que no emplee todos los juegos elegidos. Así que trabajamos con tres juegos:

Cada uno de estos juegos me permitía trabajar diferentes estrategias de memoria, tanto usando el juego tal cual, como adaptándolo a aquello en lo que quería incidir o empleando alguno de sus componentes.

 

La formación arrancó con una serie de dinámicas para conocernos, romper el hielo y ver el nivel de atención y cómo se comportan ante una actividad(como puede ser un examen), la cual tenía “truco” y les hacía ver la importancia de leer todo con detenimiento. Tras esto y un primer análisis en el que la atención y lectura coge peso, comenzamos con los juegos de mesa, y el primero en usa fue Deja Vú.

 

Deja vú, para quienes no lo conozcáis, es un juego de memoria fantástico (entre uno de mis favoritos para trabajar con los menores), en el que tenemos cartas con diferentes imágenes, las cuales tenemos a su vez como objetos dispuestos sobre la mesa. El objetivo del juego es recordar qué imagen aparece por segunda vez según se van sacando cartas, pero con el hándicap de que tres cartas se apartan por lo que habrá objetos que no salgan repetidos en la ronda.

 

Es decir si volteo una carta y sale la rosa por primera vez, no cojo la rosa, sin embargo cuando al voltear otra carta aparece de nuevo la rosa hay que ser rápido en cogerla, pero antes juega su peso la memoria y el recuerdo de haberla visto previamente o no. Si te equivocas al coger un objeto y solo ha salido una vez, mala suerte porque quedas eliminado en esa ronda. Podéis conocer un poquito más aquí.

 

Como veis es un juego claro en el que la atención y la memoria cogen un peso fundamental, pero también la agilidad a la hora de coger el objeto correspondiente.

 

La asociación con estrategias de memorización es clave haciendo ver a los menores lo importante que es fijar la atención y estar concentrados en un primer análisis de lo que tengan que estudiar, porque en un segundo repaso será más fácil recordar la información.

 

Si nos fijamos en el estudio la repetición de los contenidos varias veces es importante para su asimilación, tanto en repasos como en la elaboración de esquemas o resúmenes, por ello estar atentos desde el inicio nos ofrece beneficios y ahorro de tiempo para los pasos posteriores.

 

Una vez jugado el Deja Vú y analizado con ellos, cuyo primer punto que indicaron fue “¡Qué importante estar concentrados para recordar las cartas repetidas!” y “¡Hay que tener cuidado con los pequeños detalles porque hay imágenes similares y llevaban a confusión!”. Y es que DejaVú tiene ese puntito en el que hay objetos que son muy similares en sus características (color, forma…) lo que lleva a confusiones si no se fija bien la atención.

 

Con esta última frase de las similitudes, ellos mismos establecieron la asociación perfectamente con procesos de sistemas, desarrollo, fórmulas, fechas… Porque un pequeño  detalle,como  un número, una palabra, un nombre o un código, puede modificar el resultado final. Y en el juego es divertido y te permite aprender de ello para próximas rondas, pero en la realidad puede tener una repercusión en una nota, así que es mejor atender desde el principio.

 

Como veis, Deja Vú es un juego fantástico para trabajar memoria y analizarla con los menores, ya que las relaciones que se establecen son muy claras de cara al aprendizaje de contenidos de aula.

 

Aún trabajamos con otros dos juegos Ikonikus y Código Secreto Imágenes, con ellos analizamos otras estrategias de memorización relacionadas con memoria visual, memoria auditiva y categorización. Pero de estos os hablaré en el próximo artículo.

 

Como podéis ver podemos emplear juegos de mesa como recurso para iniciar e introducir el trabajo de determinados contenidos, pero es importante saber qué objetivo quiero conseguir, qué contenido quiero trabajar y qué relación se puede establecer.

 

PD. Atentos que en el próximo artículo podréis ver nuevas relaciones entre juegos y otras estrategias de memorización.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (2)

  1. Julia Iriarte (Bebé a Mordor)

    19 Nov 2018 - 12:48 pm

    Qué bien que hayas escrito sobre esta experiencia! Me ha resultado súper interesante el uso de Déjà vu, y que ellos mismos dieran con la comparación con su escenario de estudio. ¿Era un grupo con el que ya habías trabajado?
    Deseando leer el siguiente artículo!!

    • María Jesús Campos Osa

      19 Nov 2018 - 1:49 pm

      Muchísimas gracias Julia!!

      Sí, es un experiencia chula, pero como había cosas que contar para que se pudiera entender he tenido que repartirlo en dos artículo…

      Era un grupo completamente nuevo, solo se conocían dos hermanos, el resto no habían compartido taller, ni se conocían. Yo los conocía a algunos de otros talleres y terapia y tres era la primera vez que asistían al centro.

      La próxima semana más!!

Deja un comentario