Dificultades de aprendizaje

ORIENTACIÓN ESPACIAL: SU IMPORTANCIA EN EL APRENDIZAJE Y RECURSOS PARA TRABAJARLA. (PARTE I)

Hace tiempo que no publico en esta parcelita del blog, dificultades de aprendizaje, y la verdad que es una de mis preferidas (sinceridad ante todo) porque recoge una parte importante de mi trabajo diario con menores.

 

Dejando un poquito de lado la parte emocional de esta categoría (ojo, que expresarse emocionalmente es muy importante), voy a contaros un poquito de qué voy a hablaros hoy.

 

El objetivo de este artículo es presentaros algunos de los juegos de mesa, entre otros recursos, así como actividades que empleo para trabajar la orientación espacial en menores que presentan algunas dificultades de aprendizaje vinculadas con ella.

 

Porque aunque no lo creamos, la orientación espacial nos ayuda y mucho en tareas como la identificación de grafías, lectura, escritura, orientarnos en un lugar… Muy habituales en nuestro día a día.

 

Con respecto a esto, nos podemos encontrar con niñas y niños que presentan problemas de lateralidad, dislexia, dificultades en grafía, coordinación ocular, orientación espacial, percepción visual, etc.

 

Como os he dicho, empleo juegos de mesa y otros recursos (que os mostraré), pero…

 

¿Por qué empleo juegos de mesa para trabajar algunas de estas dificultades?

  • Porque los juegos de mesa son un recurso accesible, atractivo, dinámico, enriquecedor y motivador para los menores.
  • Además, nos permiten adaptarlos a las necesidades, objetivos y planteamientos que como profesional te encuentres y diseñes.

Al igual que podemos diseñar una ficha específica ante una dificultad, también podemos emplear y adaptar un juego a las demandas que te encuentres.

 

Pues bien, si decido emplear juegos en los que la exigencia de la orientación es clave, es porque me permiten trabajar sobre una dificultad muy específica y reforzar aprendizajes del menor.

 

No solo esto, sino que además, al exigir atención durante el desarrollo de los mismos, estamos “forzando” a que durante el desarrollo de otras tareas (ya sean académicas, aseo personal, domésticas, movilidad…) se tenga la atención en cuenta.

 

Con ello, extrapolamos lo trabajado en un juego (y demás recursos) a otros contextos en los que la atención es necesaria para una buena orientación.

 

Antes de continuar, una idea voy a dejar clara…

 

El juego de mesa no es la solución ante un problema o dificultad, es un recurso más a emplear en la terapia (psicológica, psicopedagógica, logopédica) o apoyo dentro del centro escolar (audición y lenguaje, pedagogía terapéutica, logopedia), así como en el propio aula.

 

Una vez dicho esto, os voy a presentar algunos de los juegos de mesa que empleo en terapia con mis chicas y chicos. Recordar que hay muchos, pero estos son los que forman parte de mi ludoteca, son accesibles por diferentes motivos y de duración perfecta para las sesiones.

 

Si me permitís, voy a dividir este tema en dos artículos, porque hay un número interesante de juegos y recursos que se pueden emplear (y cuando surge la inspiración el listado es muy largo). Además de que no quiero que sea excesivamente largo ni pesado este arículo.

 

Así que, he decidido dividir el artículo en dos partes, diferenciando entre actividades individuales y juegos en modo solitario (el contenido central de este artículo), y por otro lado actividades y juegos de mesa en grupo (que será la segunda parte).

 

Así que, vamos a arrancar con… JUEGOS DE MESA EN MODO SOLITARIO

 

¿Por qué nos pueden ayudar disponer de este tipo de juegos?

  • Porque nuestros hijos e hijas nos piden jugar con ellos, pero hay momentos en los que no se puede por diferentes motivos. Contar en casa con algunos juegos de mesa que se puedan disfrutar en modo solitario es fundamental.
  • Porque en terapia se observa cómo se desenvuelve el menor de manera autónoma sin tener un referente que realice lo mismo. Aquí también, les podemos guiar en estrategias desde fuera del propio juego.
  • Porque en las aulas hay momentos en los que los menores terminan sus tareas y poder disponer de estos juegos puede ser útil en la ludoteca.

No solo esto, el modo solitario aporta beneficios y aprendizajes significativos como:

  • Planificación y organización propia.
  • Gestión de la frustración.
  • Buscar estrategias y alternativas para solucionar determinadas situaciones.
  • Reforzar el proceso de autoinstrucciones.
  • Autonomía e independencia en el uso y gestión del juego.

Algunos de esos juegos, que además son pequeñitos y fáciles de transportar (ideales para viajes o salidas), son…

  • MINDO

Solitario creado por Thierry Denoual y distribuido por Mercurio. Este juego está dirigido a menores a partir de cinco años, formado por una cajita con 60 tarjetas de reto y fichas para formar cuadrículas de 3×3 o 4×4. Aclarar que cada caja puede ser de una temática diferente, ya que hay de temas como son robots, unicornios, gatos y perros (pudiendo elegir a gusto de los menores).

 

Para mí un solitario ideal para que los peques se vayan planificando y organizando de manera autónoma ante un juego de mesa. Donde ellos de manera independiente tengan que ir distribuyendo las piezas para completar y formar la tarjeta de desafío seleccionada.

 

Además, un aspecto clave de este juego y que me gusta mucho, es que las tarjetas de desafío van en grado de dificultad ascendente por colores (verde, amarillo, naranja y rojo). Incluso, en la verde, la cuadrícula es más pequeña empleando menos fichas. Esto permite ir favoreciendo el aprendizaje, el enriquecimiento y desarrollo del menor según vayan avanzando sus capacidades y destrezas.

 

Tener en cuenta que hay que organizarse bien de cara a la distribución de las diferentes fichas, de manera que se pueda desarrollar adecuadamente la cuadrícula, ubicando y colocando las fichas en la posición correcta y encajando el resto. Derecha, izquierda, vertical, horizontal son aspectos claves a tener en cuenta para el desarrollo del desafío que nos presenta este juego.

 

Si queréis conocer más de este juego os recomiendo este artículo de Ruth Cerdán en el blog de bebeamordor.com.

  • CHOCOLATE FIX

Juego creado por y de la editorial ThinkFun. Este juego está dirigido a mayores de ocho años.

 

Reconozco que es un juego muy bonito y atractivo estéticamente (entra por los ojos y si sois golosos más). El juego cuenta con unos bombones de tres formas (círculo, cuadrado y triángulo) y tres colores (negro, rosa y blanco), además de 18 marcadores de posición de color y forma, con los que vamos a trabajar y a ubicar en una bandeja siguiendo unos patrones y pistas dadas para cada reto.

 

El objetivo del juego es montar una bandeja con los nueve bombones a través de unas pistas que se dan en cada una de las fichas de reto, con las bandejas a formar. Cada reto está recogido en un cuadernito mostrando en una cara de la ficha las pistas y en la otra el reto resuelto. Lo bueno de este juego es que es fácil de transportar (yo me lo he llevado de viaje y hemos disfrutado de él en el tren).

 

El análisis que hay que hacer de los patrones que se presentan, pensando la posible ubicación de cada uno de los bombones, va más allá que colocar unos componentes. La exigencia de este juego es mayor por lo que implica y porque los retos van siendo cada vez más complicados, pistas menores o “confusas” en el sentido de que la ubicación de los bombones puede ir en varias partes, pero no son todas válidas, solo una.

 

Si no conocéis este juego, os recomiendo que le echéis un vistazo porque es muy interesante…

  • TANTRIX

Tantrix es un juego creado por Mike McManaway  y distribuido por Tantrix. Dirigido a mayores de ocho años

 

Este juego es complicado, lo reconozco. Es cierto que van aumentando los niveles de dificultad de las plantillas a realizar, pero os aseguro que desde la primera ya se complica.

 

El objetivo es unir diferentes piezas a través de líneas de color (rojo, azul, amarillo y verde) y la forma en la que aparecen reflejadas en las fichas a desarrollar (inicio y final, círculo), uniendo cada color con el suyo.

 

Para el desarrollo de este juego la tranquilidad, paciencia, calma y tolerancia a la frustración es clave. ¿Por qué? Porque la ubicación de fichas puede ir bien, pero en el último momento algo no encaja y te obliga a repetir desde el principio buscando diferentes opciones.

 

Comentaros que también hay modalidad de Tantrix para varios jugadores (de dos a cuatro), con unas reglas y puntuaciones específicas.

 

Pero no solo con juegos de mesa podemos trabajar la orientación espacial, entre otros recursos a emplear nos encontramos:

  • PUZLES 

¿Quién no ha hecho un puzle alguna vez? De diferentes temáticas, con diferentes números de piezas, tamaños, niveles de dificultad… Los puzles son un recurso muy accesible en los hogares y en las aulas, con el que trabajar la orientación espacial manipulando las fichas es clave, imitando un modelo y ubicando las fichas.

  • LABERINTOS

Los laberintos son un recurso sencillo, accesible, con diferentes niveles de dificultad y de temáticas diversas. En internet podemos encontrar una gran variedad de ellos, así como cuadernos de pasatiempos en los que también se encuentran. Lo positivo de los laberintos es que debemos ir orientándonos en una ubicación específica, superando obstáculos, pero chocando con muros que nos obligan a “regular” nuestra estructura mental y orientación inicial planteada.

  • SOPA DE LETRAS

Lo reconozco… ¡me encantan! Hacer sopas de letras es una actividad que me ha gustado desde siempre, es más, en casa de mis padres siempre hay cuadernos de sopas de letras y cruzadas (creo que es un gusto familiar…). Para mis menores me diseño mis propias sopas de letras (es muy sencillo) adaptándolas a sus necesidades, características, al objetivo y contenido que trato de trabajar con ellos. Además, tener siempre sopas de letras a mano, ayuda y mucho, tanto en las aulas como en casa.

 

Las sopas de letras no solo nos ayudan a trabajar vocabulario, sino que también nos permiten trabajar la orientación de las palabras (vertical, horizontal, diagonal, invertidas), pero también de las propias letras (conociendo cuál va antes o después). Además, son un recurso fantástico para trabajar la atención y concentración.

  • UNIÓN DE PUNTOS

Unir puntos siguiendo un criterio (números, letras, características de imágenes…) creando algunas figuras concretas son un recurso divertido y atractivo para muchos menores. Nos permiten orientarnos en un espacio concreto, trabajar la psicomotricidad fina, coordinación óculo-manual, y seguir elementos prestando atención. Fichas sencillas, pero con un potencial significativo para los menores.

  • MAPAS

Elaborar mapas con ubicaciones y marcar coordenadas para que ellos las vayan encontrando, es un recurso sencillo, que termina siendo un juego, pero en el que la orientación es clave. Poder indicar, derecha, izquierda, arriba, abajo, con algún elemento más como puede ser un número, es muy representativo de cara a ver cómo se desenvuelve el menor y ver sus dificultades en este área.

 

También realizar las actividades con ellos (guiando, orientando, dando pautas o pistas) nos ayuda a incidir sobre la dificultad para trabajar directamente sobre ella.

 

Destacar que todos estos recursos o materiales irán aumentando en nivel de dificultad según las características y necesidades de los menores con los que se esté llevando a cabo la intervención. Y por supuesto, son recursos que podemos emplear y usar en “modo solitario”, a nivel grupal podemos emplear muchas más, pero esto lo dejamos para la próxima semana…

 

Y como conclusión a esta primera parte del tema…

 

Las dificultades de aprendizaje relacionadas con la orientación espacial se pueden trabajar a través de diferentes recursos y actividades, entre ellos juegos de mesa. Lo importante es conocer al menor que se tiene delante para adaptar la intervención y material a sus necesidades.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Deja un comentario