Psicología

HABLANDO Y TRABAJANDO SOBRE EDUCACIÓN AFECTIVO-SEXUAL

Este fin de semana he tenido la oportunidad de compartir evento y conversación con personas maravillosas. Entre ellas, y con respecto al tema del que os voy a hablar, estaban dos personas fantásticas como son Eli Soler y Mamen Jiménez (a las que os recomiendo seguir sí o sí por el contenido que comparten y por los temas de los que hablan y saben, y mucho).

 

Pues bien, si me he lanzado a hablar de este tema es porque este blog lo leen familias, también docentes y otros profesionales que trabajan con menores, entre otros. Y creo que es un tema alrededor del cual se tiende a crear un tabú que no es nada beneficioso para el desarrollo de los menores, ni de la sociedad.

 

Sí, habéis leído bien, he dicho de la sociedad. Porque si no hay una educación afectivo-sexual adecuada nos seguiremos encontrando con los distintos casos de «manadas» que estamos conociendo. Y esto es un tema preocupante, sobre el que reflexionar y tomar medidas.

 

Volviendo al tema en cuestión, otro de los motivos que me ha empujado ha sido este artículo, en la publicación Verne, en el que se hablaba de «cuando los padres hablan de eso con los hijos».

 

Resulta curioso que el tema de la sexualidad (que incluye muchos aspectos, no solo el sexo) tiende a generar tensión en muchas familias, nerviosismo y se esquiva por no saber qué decir, por pensar que mejor no hablarlo aún porque son pequeños o porque «no vaya a ser que se les genere curiosidad»… Y no es así.

 

Las niñas y los niños tienen dudas, los niños y las niñas descubren su propio cuerpo, los niños y las niñas se tocan para descubrir sus órganos… Y esto es normal, forma parte del desarrollo y descubrimiento del propio cuerpo.

 

Cuando nos encontramos con nuestros hijos e hijas pequeños descubriéndose, preguntando por qué nosotras tenemos vagina, vulva y los chicos pene, por qué hay vello, por qué las chicas tenemos pechos más grandes… Hay que explicárselo, seguir el curso natural de la curiosidad y del aprendizaje.

 

Hablando el otro día en un grupo sobre este tema, salía el planteamiento de la edad para empezar a hablar a los hijos sobre ello. Yo soy muy clara en esto y…

 

Considero que hay que tratarlo desde pequeños, desde que comienzan a conocer su cuerpo, lo exploran y sienten.

 

Vivimos en la sociedad de la información y comunicación inmediata, a un golpe de click se tiene acceso a millones de contenidos y sí, los menores (desde los 12 años o antes) tienen acceso a contenido pornográfico, sobre sexo, etc.

 

Creo que es mejor que tengan información clara de los padres y madres que no de internet, porque a saber dónde se han metido o le han contado sus amigos.

 

Sé que es un tema que en ocasiones se plantea difícil de atender por la edad, la cuestión planteada por los hijos, lo leído o escuchado…, pero hay que darle la atención que se merece para que nuestros hijos e hijas tengan una información lo más veraz posible y puedan tener acceso a resolver dudas con rigor.

 

Así que, a continuación os muestro una serie de recomendaciones generales para tratar este tema con los hijos e hijas:

  • Procurar sed claros.

Hay que evitar «irse por las ramas», buscar excusas para no hablar del tema o responder con un «ya lo hablaremos». Porque tomando estas actitudes esas dudas seguirán ahí y la búsqueda de resolverlas puede tomar un camino no deseable.

  • Adaptar el vocabulario y lenguaje a la edad y características de los hijos e hijas.

No es lo mismo hablar a un niño de 5 o 6 años que puede preguntar sobre las características de los órganos sexuales o cómo se hacen los bebés (y no, no vienen en cigüeña ni de París), que a un adolescente de 12 o 14 años sobre sexo o método anticonceptivos.

  • Enseñarles lo importante que es respetar su propio cuerpo, que suyo. La importancia de NO es NO.

Esto puede sorprender, pero cada vez escucho a niños y niñas más pequeñas que comentan que un compañero o compañera le ha tocado el culo, le toca un pecho, etc. Y esto en niños pequeños puede parecer cosas de niños, como escucho muchas veces, y no es así. La importancia de respetar a los demás y a uno mismo es muy importante.

  • Mostrar los diferentes métodos anticonceptivos.

En ocasiones se espera a que ellos pregunten y eso no pasa por diversos motivos (vergüenza, investigar por otro lado…). Creo que es importante sentarse con ellos y mostrarles los diferentes métodos, la importancia de su uso, así como aclarar las dudas qu puedan surgir.

  • Comunicación clara y fluida desde pequeños.

No hay que esperar a hablar sobre ello cuando sean adolescentes o nos encontremos con una situación complicada. Es importante ir hablando desde pequeños, aclarar dudas que surjan, mostrarles confianza para que ellos se acerquen a nosotros para aclarar aspectos…

 

Estas son algunas recomendaciones generales, pero os aconsejo que visitéis los blogs y artículos de Mamen Jiménez en su blog lapsicomami y también el blog de Eli Soler, especializado en adolescentes.

 

Hasta aquí el artículo de hoy, y como conclusión…

 

La educación afectivo-sexual es un tema muy importante a trabajar en los hogares desde pequeños, no evitéis aclarar dudas y planteamientos de vuestros hijos e hijas. Son dudas naturales y es mejor que seamos los padres y madres los que les podamos orientar y guiar.

 

Y por supuesto, si se necesita asistir a una charla, una formación o ayuda de un profesional para poder atender mejor el tema o por dudas que tengamos, no dudéis en asistir.

 

 

 

 

 

 

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (4)

  1. Dácil Isabel Muñoz Porta

    25 Mar 2019 - 11:24 am

    Un artículo genial y muy necesario porque los niños saben perfectamente que existe el sexo por puro placer. y no para la reproducción desde pequeños, desgraciadamente para los padres. No sé si es una cuestión de hermanos mayores, de poco cuidado de los adultos o de que los adolescentes tienen cada conversación sentados en los bancos de los parques infantiles que ya ya, pero a partir de primero de primario mis hijos ya me hacen unas preguntas que me hacen sudar a chorros. A veces siento que me superan porque buscar un lenguaje que entiendan para un tema como este no es tan fácil. Siempre les contesto porque me da miedo que se vayan con ideas equivocadas en la cabeza y que sus amigos les líen más todavía, porque está claro que si tú no les respondes van a buscar las respuesta en otro lado que tú no puedas controlar (miedito) y la información que les llega es muy inquietante. Es muy importante que no sea un tabú (eso ya lo cumplimos), pero tenemos un verdadero problema en hacerles entender que es un tema con el que hay que tener discreción (a ver cómo les explicas esto) y que no puede sacarse en medio de una comida familiar (por ejemplo). Lo veo muy muy muy complicado. Y eso que sólo tienen 7 y 9 años. Lo confieso, me supera.

    • María Jesús Campos Osa

      27 Mar 2019 - 11:19 am

      Muchísimas gracias por el comentario Dácil!

      Creo que es importante hablar con ellos, no esquivar las preguntas ni evitarlas. A veces los contextos pueden llevar a ellas, como puede ser una noticia escuchada, comentar qué han hecho en el cole o en el parque y acordarse de algo que han dicho… Pero aunque tengan 7 y 9 años tienen ya percepciones en su propio cuerpo porque se descubren, y es importante hablarlo con ellos, mostrar el punto de respeto, intimidad, higiene…

      A los padres y madres a veces nos da miedo que crezcan rápido, pero el cuerpo sigue su desarrollo y como padres debemos estar preparados para guiarles y orientarles en esos cambios vividos y en las dudas planteadas…

      Un abrazo!

  2. Rocío Campos

    25 Mar 2019 - 10:13 pm

    Me ha gustado mucho tu artículo. Das claves para hablar con los hijos de una manera sencilla y clara, sin tapujos e intentando usar el vocabulario adecuado. Y opino como Dácil, mejor que aprendan en casa que fuera.

    • María Jesús Campos Osa

      27 Mar 2019 - 11:14 am

      Muchísimas gracias por el comentario Rocío!!

      Sí, creo que es importante adaptarse a nuestros hijos e hijas y evitar el tema tabú a lo que se conduce en ocasiones. Y por supuesto, mejor que aprendan en casa a través los padres y madres que por medios poco fiables (como puede ser internet).

      Un abrazo!

Deja un comentario a Dácil Isabel Muñoz Porta