Educación Psicología

Propuestas de actividades para el verano

Llevamos unas semanas encontrándonos con algunos artículos y entrevistas acerca de los famosos deberes en verano. Os dejo el enlace a un artículo interesante sobre el tema del psicólogo Miguel Angel Rizaldos.

 

Estaréis pensando, vuelta al tema, ¿no es suficiente durante el curso, que  ahora en verano también están presentes los deberes?.

 

Parece que verano y deberes son dos palabras que se repelen, parecen polos opuestos, no pueden ir en una misma expresión. Creo que el concepto deberes ha cogido una carga tan negativa socialmente que juntarlo con verano es incompatible. Y no debería ser así

 

Pues bien, en más de una ocasión he hablado al respecto de este tema. No creo que haya que focalizar tanto en si hay o no que hacer deberes. Considero que:

 

Se debe poner la atención en que se pueden realizar tareas diversas que puedan ayudar a repasar, asimilar o afianzar contenidos. Pero tareas alejadas a las típicas escolares.

 

Y no solo esto, ¿deberes con qué finalidad? Este fue mi artículo sobre este tema el pasado verano. Os dejo el enlace por si os interesa echarle un vistazo. Porque este es un aspecto a tener presente.

 

Evidentemente, las necesidades, características y demandas de cada uno de los menores no son las mismas. Partiendo de esto, creo que es importante determinar qué se puede plantear en verano.

 

Y voy a dejar clara una cosa, personalmente no me gustan mucho los cuadernillos de vacaciones. Lo siento, sé que son un recurso cómodo para las familias, accesible, más «atractivo», en ocasiones, que los libros de texto. Pero según qué editorial, el menor se encuentra con los mismos personajes, estética y contenidos que los libros del curso.

 

Os voy acontar un ejemplo vivido por un menor el pasado verano. Le habían comprado el libro recomendado del colegio. A la hora de hacer las páginas correspondientes el niño no atendía, se negaba, no quería hacerlo, buscaba otras actividades. Un día hablando con él en terapia, le pregunté qué pasaba con ese libro. Su respuesta fue que «es igual que el del colegio, mismo personaje, todo igual y no quiero».

 

El menor tenía toda la razón. En verano hay que mostrar otras alternativas, otros contenidos, otras actividades, que nos ayuden a reforzar o a trabajar aquello que se considere oportuno. E incluso investigar sobre cosas que interesen, que generen curiosidad.

 

Y soy  de las que defiendo varias ideas como las siguientes:

  • La lectura debe estar presente, con libro elegido por el menor (esto lo considero importantísimo).
  • La escritura en primeras etapas también es importante. Y no hablo de escribir dos folios cada día.
  • Cálculo mental también debe ser atendido con recursos muy diferentes.

Si os fijáis hablo de tres pilares básicos del aprendizaje, que favorecen muchos otros. Pero estos se pueden trabajar de múltiples maneras, alejados de cuadernillos, de horas sentados en una mesa y de verlos como si fueran deberes.

 

Porque en verano no hay que pasarse horas haciendo tareas académicas, ni todos los días, ni con imposiciones estrictas (que llevan a desmotivación, enfados, conflictos…). Se pueden desarrollar tareas que sean placenteras, que permitan disfrutar y compaginar perfectamente con el tiempo de ocio del que disponen los menores.

 

¿Qué os aconsejo?

 

Pues bien, os voy a presentar algunas ideas que considero de interés para que desarrollen los menores durante el verano algunos días.

  • LECTURA

Ellos deben elegir el libro a leer. No importa si son cómics, libros temáticos de animales o personajes ficticios, si son novelas gráficas… Lo importante es que lean algo que les motive.

  • ESCRITURA

Escribir es una de las actividades que tiende a ser rechazada por algunos menores. Y os aseguro que a veces pedirles coger un lápiz les supone un horror.

 

Pero se pueden llevar a cabo múltiples tareas de escritura, como por ejemplo: hacer la lista de la compra, elaborar un diario de verano, escribir cartas o postales a los amigos (qué bonita la época de las postales en verano…), hacer sopas de letras o crucigramas.

 

Otras tareas de escritura más elaboradas pueden ser inventarse cuentos, cómics o historias, lanzando dados como los Story Cubes, que podemos completar con imágenes de internet o con dibujos realizados por ellos.

  • CÁLCULO MENTAL

El cálculo ayuda en la agilidad y rapidez mental. Se pueden desarrollar actividades en torno a él a través de juegos de mesa (en muchos hay que desarrollar cálculos, e incluso algunos son propios de cálculo mental como Mía, 3X4 Zas o Alto Voltaje), calcular el precio de la compra y valorar si se lleva el dinero suficiente, jugar a series numéricas…

  • INVESTIGAR

Los menores tienen intereses, gustos y curiosidad sobre diferentes temas o personajes (no importa si es un cantante, youtuber o bailarín), así como investigar y curiosear dónde se va de vacaciones o planear rutas, por ejemplo. Dejarles que elaboren una investigación sobre ello es muy enriquecedor, pidiéndoles que lo recojan, por ejemplo, en forma de artículo o noticia de televisión para contarla posteriormente en el hogar.

 

Esta actividad simple, motivadora y personalizada a ellos según intereses, trabaja muchos aspectos de interés del aprendizaje que ya he mencionado. Entre ellos:

 

Lectura. Deben leer lo que sale en internet, libros o revistas empleados.

 

Comprensión lectora. Qué me están contando en los textos.

 

Discriminación de la información. Seleccionar aquello que es relevante para lo que les interesa.

 

Escritura. Hacerles ver la importancia de anotar las ideas extraídas.

 

Expresión escrita. Podemos pedir que lo redacten en forma de noticia, cuento, historia…

 

Expresión oral. Si les decimos que queremos que nos cuenten lo que han encontrado e investigado, siguiendo un guión, por ejemplo.

 

Estas son algunas actividades que se pueden desarrollar en verano. No son obligatorias de cada día, podemos alternarlas y, por supuesto, disfrutarlas conjuntamente durante la realización de las mismas.

 

Además de esto, os aconsejo que los menores jueguen (y mucho). Porque el juego es una fuente de aprendizaje maravillosa.

 

Y por supuesto, os recomiendo que disfrutéis en familia de juegos de mesa durante el verano, que muchos de ellos nos ayudan a trabajar contenidos y competencias del aprendizaje muy importantes. Os dejo el artículo que escribió Julia Iriarte, en bebeamordor.com, titulado Jugando los deberes en verano.

 

Voy a hacer un inciso antes de terminar. Dentro de los juegos empleados, en concreto videojuegos, ojo con los tiempos de exposición ante las pantallas, que en verano a veces se pierde un poquito el control sobre esto.

 

Para finalizar este artículo, un último consejo….

 

Las actividades del verano deben estar adaptadas a nuestros menores, se deben tener en cuenta las necesidades, las demandas y dificultades, así como su nivel y ritmo. Porque esas actividades deben ser enriquecedores y no desencadenantes de conflictos.

 

Si necesitáis ayuda profesional a la hora de buscar actividades o adaptaciones para vuestros menores, para ayudarles o apoyarles, para desarrollarlas, no dudéis en hacerlo. Lo importante es que estén bien planificadas y adaptadas a esas necesidades.

 

Pd. Os deseo un feliz verano de juegos, investigación, lecturas, aprendizajes y mucha diversión.

 

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook

Comentarios (2)

  1. Julia Iriarte

    24 Jun 2019 - 1:15 pm

    Muchísimas gracias por la mención, María Jesús. Tu artículo es una guía tranquilizadora de lo que es esencial. Me parece realmente importante y creo que lo transmites fenomenal. Muchas gracias.

    • María Jesús Campos Osa

      24 Jun 2019 - 2:21 pm

      Gracias Julia!!

      Ya sabes que es un placer mencionarte. El objetivo del artículo es ofrecer recursos y actividades que se pueden desarrollar durante el verano, por supuesto que si hay interés en reforzar algunos contenidos o dificultades se puede hacer, pero cambiando la presentación de los materiales y desarrollando tareas diferentes y más motivadoras, atractivas y dinámicas, alejadas de las desarrolladas durante el curso escolar.

      Gracias por tu comentario!!

Deja un comentario