Juegos de mesa

Monster Match. Aprendiendo con monstruos

Monster Match ha sido el juego que ha causado furor en estas últimas semanas en mi centro. Sí lo confieso, es un juego que ha entrado en el Top de preferidos en talleres y sesiones.

 

Os voy a contar algo más, no solo con los menores triunfa, también con los padres y madres. Y es que en los talleres con familias, las personas adultas lo disfrutan mucho junto con sus hijos.

 

Sinceramente… Creo que en estas próximas fechas va a estar debajo de más de un árbol.

 

Monster Match es un juego de cartas y dados, en el que hay que identificar monstruos con unas características concretas. Características que surgen del lanzamiento de dos dados, uno de números del 0 al 5 y otro de partes del cuerpo (ojos, brazos y piernas). Además, cada carta de monstruo presenta una serie de donuts en la esquina inferior y medidas de altura en un lateral. Resumiendo…

 

Tenemos que encontrar una carta con un monstruo que cumpla los requisitos de los dados. Es decir,un monstruo con un número concreto de ojos o brazos o piernas.

 

Si ningún monstruo cumple los requisitos, hay que tocar al Sr Poff. El primero en hacerlo gana una carta del mazo y se reponen otras diez cartas nuevas.

 

Os aseguro que hay momentos en los que hay una gran cantidad de cartas sobre la mesa. Esto genera más tensión y un mayor análisis de lo que hay en ella.

 

Gana la persona que al final tenga…. ¿Más cartas? Noooo. ¡Gana quien tenga más donuts! Al final hay que hacer un sumatorio de los donuts conseguidos.

 

El juego en sí es sencillo, pero tiene una serie de condicionantes que lo hacen especial. Serían los siguientes:

  • Solo se puede tocar una carta una vez lanzados los dados.
  • Una vez tocada una carta no se puede cambiar y elegir otra.
  • Si te equivocas al elegir una carta, hay penalización. Devuelves una de las conseguidas.

Aquí entra en juego el control inhibitorio. Ya que hay que estar seguro de la carta elegida y no es aconsejable lanzarse por las prisas.

  • Al final del juego no se suman las cartas, se suman los donuts de las cartas. Ojito, que esto hace que algunos menores sigan estrategias.

Con respecto a esto, hay menores que analizan todas las posibles cartas a elegir y dejan que vayan eligiendo los demás para ello buscar la que tenga más donuts.

 

Si queréis conocer más sobre el juego, os dejo esta reseña que hizo Ruth Cerdán en la web bebeamordor.

 

Es un juego con el que potenciamos aspectos como la atención, discriminación visual, coordinación óculo-manual, flexibilidad cognitiva, control inhibitorio, seriación y cálculo.

 

Sin embargo, a través de adaptaciones y usos del Monster Match, podemos potenciar y trabajar otras capacidades y habilidades.

  • DESCRIPCIÓN DE UN MONSTRUO

Podemos seleccionar un monstruo de los ganados y describir al personaje según sus cualidades físicas. No solo eso, podemos pedir que describan al monstruo en cuanto a su carácter, gustos, intereses, etc.

  • EL SUCESO

Sin embargo, con los monstruos se puede ir más allá introduciendo una serie de cuestiones que relaten un suceso. Por ejemplo, se pueden plantear preguntas del tipo ¿Cómo consiguió el donut o donuts? ¿Quién se lo entregó? ¿Dónde estaba?

 

De esta manera podemos ampliar y hacer una combinación entre la descripción del monstruo y un suceso.

  • LA FAMILIA

Clasificar las cartas de monstruo por familias, atendiendo a rasgos físicos similares. Os aseguro que hay unas cuantas, con miembros dispares.

 

Buscar los miembros de una misma familia ya requiere atención, discriminación visual y espacio para colocar. Después se puede seleccionar una de las familias, darla un nombre, así como a cada uno de sus miembros. O bien poner nombre a todas las familias, repartirlas o que cada grupo ponga el nombre que considere oportuno.

 

Esta actividad la hice en una de mis sesiones con un menor de siete años y nos permitió trabajar más (os dejo el enlace al tuit). Trabajamos aspectos como vocabulario, similitudes y diferencias entre los miembros, expresión oral, creatividad e imaginación.

  • ¿QUÉ MONSTRUO FALTA?

Si atendemos a las familias, podemos ver qué rasgos de ojos, piernas o brazos no se encuentra. De esta manera, podemos elaborar un monstruo nuevo para la familia. Ese monstruo puede hacer en una tarjeta y describiéndolo.

 

Es un juego en el que la parte de expresión oral y escrita pueden estar muy presente.

  • CLASIFICACIONES

El hecho de que los monstruos tengan diferentes rasgos nos permite clasificarlos siguiendo criterios diferentes. Por ejemplo, clasificarlos según el número de ojos, de piernas, o brazos. Igualmente por alturas (en el lateral encontramos medidas), esto nos puede ayudar a realizar una nueva actividad.

  • ¿QUIÉN ES MÁS ALTO?

Como se ha indicado disponemos de unas medidas en el lateral de las cartas. Esto nos puede ayudar a ordenar a los monstruos ganados por alturas o compararlos con los de otros compañeros.

  • COMPARACIONES

Con respecto al tema de las alturas, se pueden establecer comparaciones entre los monstruos o con los de otros compañeros. De esta manera estaremos restando.

 

Monster Match es un juego que puede ser un gran desencadenante de actividades posteriores en varias direcciones.

 

Monster Match es un juego que tiene posibilidades de uso más allá de jugar al juego en sí. Podemos emplear la temática de los monstruos para desarrollar actividades diversas. Actividades que se pueden graduar en dificultad según las edades, características y nivel de desarrollo de los menores.

 

Una de las cosas que más gusta del juego es que es rápido, se puede sacar fácilmente y permite desconectar y romper dinámicas en determinados momentos.

 

Ah, y por supuesto, fácil de transportar y con una bolsa preciosa…

 

¿Qué más actividades se os ocurren con Monster Match?

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook
  • Canal de Youtube de Maria Jesús Campos Osa

Deja un comentario