Técnicas de estudio

PLANIFICACIÓN DEL ESTUDIO. QUÉ Y CÓMO

La planificación del estudio es un punto muy importante para favorecer el aprendizaje y el rendimiento académico. Ya os he hablado de ello en diferentes artículos de este blog.

 

La planificación del estudio es fundamental porque permite:

  • Organizar los contenidos.
  • Distribuir tiempos.
  • Atender a objetivos claros.
  • Favorecer la atención y concentración.

En este artículo he hablado de la importancia del horario y de cómo elaborarlo. Sin embargo, hoy voy a poner el foco en qué estudiar en ese tiempo de estudio y cómo delimitarlo.

 

Ya lo he dicho en más de una ocasión, en el horario general y semanal marcamos tiempos, pero no marcamos el contenido. Esto último, el qué estudiar, lo delimitamos cada día teniendo en cuenta varios aspectos. Entre estos criterios a prestar atención estarían:

  • Dificultad del contenido.
  • Materia más teórica (por ejemplo, Historia) o más práctica (Matemáticas).
  • Contenido relacionado con otro o no trabajado previamente.
  • Cansancio del estudiante.
  • Prioridad o «urgencia» del estudio de determinada materia o temas.

Este último aspecto está relacionado con la proximidad de exámenes, entrega de trabajos, exposiciones o deberes. Urgencia que exigirá planificar de manera muy clara qué materias y contenidos estudiar.

 

El psicoconsejo, que digo siempre a los menores con los que trabajo, a la hora de orientar en la selección sobre qué estudiar es…

 

Selecciona el contenido o punto a estudiar de manera realista y adecuada a tus necesidades y características.

 

Y aquí analizo siempre la frase… «En media hora estudio medio tema de Historia»…. ¡ERROR!

 

Lo más aconsejable y adecuado es ir de menos a más, marcando puntos o párrafos. De ahí se podrá ir ampliando en volumen según se tenga más manejo en la distribución de tiempos o adquisición de contenidos.

 

Otro psicoconsejo con respecto a esto último es…

 

Es mejor que se estudie lo planificado y sobren minutos, aprovechándolos para repasar, que ver que el objetivo propuesto no se alcanza para ese tiempo.

 

Cuando no se consigue cumplir el objetivo, nos encontramos con más tensión, agobio, e incluso desmotivación, por no conseguir lo planteado. Sin embargo, si se consigue cumplir el objetivo propuesto para el tiempo indicado, se gana un punto extra de confianza y motivación. Punto extra que empuja y ayuda a avanzar.

 

Imaginaos cuando os proponéis hacer algo en un tiempo determinado y lo conseguís. Alcanzar esa meta, por muy banal o sencilla que parezca, hace sentir bien a la persona, e influye en la percepción que tenga y se elabore de ella misma.

 

Así pues, como especialista en temas educativos, otro psicoconsejo que recomiendo es… 

 

Delimitar contenido concreto y breve, que se centren en ello y se olviden del resto. Una vez visto y repasado, se pasará al siguiente.

 

Antes de continuar, me gustaría hacer un inciso aquí. Para muchos menores el hecho de que su padre o su madre le pregunte sobre lo estudiado, le es de gran ayuda. Le ayuda porque le aporta seguridad y conocer si realmente ha adquirido el aprendizaje o no. Y no pasa absolutamente nada por preguntar.

 

Recordad que esto se puede convertir en una forma de ir cogiendo confianza.

 

Si ellos ven diversas formas en que les preguntan, llegará un momento en que ellos mismos se «autopreguntarán» o expondrán lo estudiado sin tener delante el libro, apuntes o cuaderno. Y es que con pequeñas acciones, pasos e indicaciones se puede guiar en esa autonomía del estudio.

 

Una vez visto cómo se puede se llevar a cabo la planificación del estudio, voy a presentaros algunos recursos a emplear. Recursos que ayudan en los pasos a seguir, en las acciones a desarrollar y la prioridad de cada una de ellas. Entre ellos están:

  • PLANIFICADORES

Podemos emplear planificadores diarios o semanales, que pueden ir desde un cuaderno, una lámina o un papel. En ellos se marcan las tareas a realizar ese día y según se realicen se tachan.

 

Os voy a decir una cosilla… Tachar cosas que se han hecho o estudiado aporta satisfacción y sensación de avance.

  • CALENDARIO

Es importante tener el calendario delante para ver próximos exámenes (ya hemos visto que delimitan y dan prioridad a contenidos de estudio), así como tareas que son para el día siguiente o para más adelante.

 

Un calendario con horarios marcados y con fechas programadas, ayuda mucho en la planificación de qué estudiar.

  • AGENDA

Para los estudiantes es fundamental contar con una agenda en la que anotar aquello que se les solicita o les piden realizar (deberes, trabajos, exámenes) desde el centro escolar.

 

Os voy a confesar una cosa que me encuentro en muchas ocasiones… Muchos menores han dejado de lado las agendas porque los grupos de whatsapp se han convertido en la agenda diaria. Y esto tanto en primaria, a través de los padres y madres, como en secundaria, donde son los propios estudiantes quien comparten.

 

Sin embargo, siempre recomiendo a los estudiantes que tengan su propia agenda, para su  propia gestión, autonomía y no depender de los demás. Sé, y me encuentro con casos, a los que este primer paso de la planificación del estudio les supone un gran esfuerzo por falta de costumbre.

 

A lo largo de este artículo he hablado sobre qué y cómo llevar a cabo la planificación del estudio. No obstante podéis encontrar más información relacionada con el tema en artículos como Cinco recursos para organizar el estudio o Las reglas del buen estudiante.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook
  • Canal de Youtube de Maria Jesús Campos Osa

Deja un comentario