QUIDDLER JUNIOR
Juegos de mesa

QUIDDLER JUNIOR, JUGANDO CON LAS PALABRAS

Quiddler Junior, jugando con las palabras, quizá sea la mejor definición de este juego. Quiddler Junior es un juego de mesa de la editorial Mercurio Distribuciones, cuyo autor es Marsha J. Falco.

 

El objetivo de este juego es formar palabras a partir de las cartas de letras que vamos recibiendo en nuestra mano. Estas cartas se cogen a través de un mazo o bien la letra que descarta el compañero. Una vez cogida una carta se debe descartar otra de la mano. Aunque, también se puede jugar en modo solitario, retándonos a nosotros mismos.

 

La dinámica del juego es muy sencilla. Como ya he dicho, hay que formar palabras con las letras de las cartas durante 6 rondas. En cada ronda tendremos en la mano tantas cartas como sea el número de ronda más uno. Por ejemplo, en la ronda 5 tendremos 6 cartas. Cada ronda termina cuando una persona forma una palabra con todas sus cartas o varias palabras con ellas. Una vez finalizada la ronda se puntúan las palabras que hayan conseguido formar los jugadores, cogiendo las fichas de puntos correspondientes.

Quiddler Junior

En la imagen se puede ver cómo se ha formado la palabra «CORTO» con las cinco letras que se tenían en esa ronda. Con esta palabra se consiguen 7 puntos

 

Sabéis que no reseño, como tal, juegos por aquí, soy más de contar el uso que les doy y por qué me gustan para mis intervenciones con menores. Así que os dejo este vídeo para que conozcáis cómo se juega.

 

Según lo que os he explicado y habéis podido ver en el vídeo, en este juego el vocabulario es clave. Ahora bien, a la hora de formar palabras hay implicados muchos otros aspectos, que se deben tener en cuenta. Entre ellos la ortografía, pero en este juego también hay parte de lectoescritura al tener que «escribir» palabras seleccionando y colocando letras.

 

¿QUÉ SE TRABAJA CON QUIDDLER JUNIOR?

 

Con este juego de mesa potenciamos habilidades y capacidades diversas, no solo el vocabulario, que quizá es lo más visible mientras se juega. En mi caso, trabajar vocabulario me interesa, pero también otros aspectos cuando intervengo con menores que presentan dificultades de aprendizaje. Ahí van algunos aspectos…

  • A NIVEL COGNITIVO. Reforzamos áreas como la atención, la velocidad de procesamiento (al coger una carta analizar si nos ayuda a formar una palabra en la que haya interés u otra), toma de decisiones, memoria de trabajo (en el hecho de manipular las letras según se van recibiendo para ver opciones de palabras), memoria semántica (¿existe esa palaba o no?), orientación espacial (clave en menores con dislexia).

Un aspecto que me gusta mucho en este juego es la flexibilidad cognitiva y la toma de decisiones. El motivo es que a la hora de elegir entre la carta descartada o una oculta (aquí entra el juego el proceso de toma de decisiones), se activan procesos como la flexibilidad cognitiva. Es decir, comienzan a surgir diferentes opciones de formar palabras que rompen con la idea inicial que se podía tener. De ahí que ese cambio de planteamiento conduzca a tomar una u otra decisión.

  • A NIVEL EMOCIONAL. La frustración y gestión de la misma está presente en diferentes momentos del juego, por ejemplo cuando no te sale la letra que quieres, cuando cierra alguien la ronda y estás a punto de hacerlo tú, cuando no consigues puntuar…. Por otro lado, el control inhibitorio a la hora de descartar una letra sin llevar a cabo un análisis de las opciones que te presenta.
  • A NIVEL SOCIAL. Cuando se juega en grupo entran en acción aspectos como el tiempo de espera, aceptar las reglas, la escucha activa cuando se forman palabras y la negociación a la hora de aceptar o buscar alguna palabra que resulta «extraña».

Como se puede ver, es un juego con el que trabajamos muchos aspectos del desarrollo, pero también del aprendizaje. Y como os podéis imaginar, de cara a las aulas es un recurso interesante para trabajar en el área de lengua.

 

Sin embargo, y aquí entra mi análisis sobre porqué me gusta el juego, Quiddler Junior a nivel de intervención psicopedagógica me ofrece contenido de interés, pero también intervenir en dificultades concretas.

 

Lo que observo en su uso es cómo la manipulación de las letras les permite a los menores analizar más las posibles composiciones y formación de palabras. Tener esos apoyos visuales en las manos les ayuda a la hora de mover letras y ver opciones. Esto sigue reforzando mi planteamiento y uso de apoyos visuales para los menores. Y es que los apoyos visuales aportan seguridad y permiten que su aprendizaje vaya a más. Podéis conocer más sobre ellos en este artículo.

 

El uso del juego de mesa tal cual es fantástico, pero podemos llevar a cabo algunas adaptaciones. Adaptaciones en función de nuestros objetivos y necesidades de intervención. Algunas de ellas pueden ser:

  • ORTOGRAFÍA FORZADA. Tener en la mano alguna letra que interese trabajar. Por ejemplo la «b»o la «v», para trabajar la parte ortográfica.
  • ESCRIBIR LAS PALABRAS. Se escriben todas las palabras que se vayan diciendo y con ellas se puede llevar a cabo análisis morfológico, tipo de palabra según reglas de actuación.
  • CONTAR UNA HISTORIA. Se anotan las palabras surgidas durante las rondas y se elabora una historia con ellas.
  • COOPERATIVO. Entre todos formar palabras intercambiando letras según los turnos, de manera que se negocie y se fomente una escucha activa.

Por último, si este juego me gusta es porque tiene modo SOLITARIO. Esto permite a las personas jugar sin necesidad de tener a otras, pero también se puede convertir en retador. Es decir, la propia persona (independientemente de la edad) se puede retar a sí misma en el número de palabras que consigue cada vez que juega o en el tiempo que emplea para formar todas las palabras posibles.

 

Antes de despedirme, mi psicoconsejo con respecto a este juego, decir que Quiddler Junior, es maravilloso para disfrutarlo en familia o con amigos. Sin embargo…

 

Si lo vas a emplear en una intervención psicoeducativa o en una sesión de aula con un objetivo académico, juégalo antes, pruébalo y determina su uso y qué objetivo te planteas. El juego es un recurso a emplear, no es la solución ni debe sustituirte como profesional.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook
  • Canal de Youtube de Maria Jesús Campos Osa

Deja un comentario