Psicología

POR QUÉ SE NECESITAN RUTINAS

Por qué se necesitan rutinas. Esta es una gran pregunta a la que acompañar con una serie de motivos para su explicación. Y es que, las rutinas forman parte de nuestro día a día, esto no se puede poner en duda.

 

Ahora, con la vuelta al cole, nos encontramos con el momento clave en el que las rutinas vuelven a coger peso. Para ello, se retoman rutinas de meses pasados (recordemos que el verano supone un cambio en ellas), o bien se comienzan a crear nuevas rutinas por diversos motivos.

 

Pero antes de continuar… ¿Qué son las rutinas?

 

Según la Real Academia Española de la Lengua, las rutinas son costumbres o hábitos adquiridos de hacer las cosas por mera práctica y de manera más o menos automática.

 

Simplificando… Actividades que se realizan de manera continuada o diariamente, y se convierten en un hábito que se lleva a cabo de manera mecánica y conocida por la persona.

 

Vistas las definiciones, si nos paramos a analizar, las personas tenemos muchas rutinas en nuestro día a día. Por ejemplo, el orden de las mañanas (ducha, vestirse, desayuno y salir a trabajar o ir al colegio); por las tardes con los niños la estructura: ducha, cena, lavarse dientes, cuento y a dormir, etc. Hay rutinas para muchas actividades de nuestro día a día.

 

Guiar a los menores en las rutinas, en qué actividades desarrollar y cómo, es fundamental para su desarrollo y aprendizaje.

 

Pero… ¿Por qué son necesarias las rutinas? ¿Cómo favorecen ese desarrollo? ¿Cómo contribuyen al aprendizaje? Por diversos motivos, que a continuación os voy a explicar.

  • FAVORECEN LA AUTONOMÍA

Saber qué se tiene que hacer, cuándo y cómo, favorece la autonomía e independencia de los menores a la hora de realizar las actividades. Conocer qué actividad debe realizar permite que la lleve a cabo sin necesidad de tener a un adulto que lo indique.

  • LA ANTICIPACIÓN ES UN ALIADO EN LA ORGANIZACIÓN

Anticipar qué va a suceder, qué va detrás de una actividad desarrollada, permite a las personas organizarse, planificar tiempos y otras actuaciones.

  • CONTRIBUYEN A LA ORGANIZACIÓN Y PLANIFICACIÓN DIARIA

Establecer las actividades a realizar y cuándo, ayudan en la distribución de tareas y tiempos de las personas. Debemos tener en cuenta que hay rutinas diarias, que deben estar marcadas cada día, por ello nos ayudarán a gestionar otras actividades a desarrollar.

  • REGULAN EL ESTADO EMOCIONAL

Para las personas conocer qué hay que hacer, qué tareas debe desarrollar en un momento concreto, le aporta estabilidad, además de seguridad. Esto favorece estar más tranquilos por ese conocimiento y anticipación, alejando la inquietud de qué se debe realizar.

  • AYUDAN AL CLIMA FAMILIAR

Si todos saben qué hay que hacer cada día, cuándo y cómo, se evitan conflictos de manera continuada (esto no quiere decir que no los haya en algunos momentos). Por ello, se favorece un buen clima familiar en el que los adultos no tengan que estar pidiendo a los menores continuamente la realización de sus tareas.

 

Vistos los motivos por los que es importante tener rutinas, me gustaría aclarar una serie de aspectos:

  • Las rutinas no se adquieren de un día para otro. Requieren de una continuidad y repetición en el tiempo.
  • Hay que llevar a cabo un proceso de modelado con los menores para que adquieran las rutinas que interesan. Para ello hay que ir guiando, indicando qué se debe hacer y poco a poco ir dando la autonomía. Esto os lo explicaré próximamente en el blog.
  • Ser flexibles ante imprevistos o situaciones surgidas. No sucede nada si un día se cambia alguna de las actividades por algún motivo. Trabajar esa flexibilidad también ayuda al aprendizaje de los menores y a la adaptación según las situaciones.
  • El apoyo visual de actividades ayuda en la comprensión y desarrollo de las mismas. Os aconsejo la elaboración de un horario o pasos a seguir junto con los menores, de manera que se trabaje la comprensión de qué se debe realizar, pero también lo consideren como propio. Sobre este tipo de planificaciones conjuntas os tengo preparado otro artículo, así que atentos.

Se pueden establecer rutinas de muchas actividades y secuencias diarias, pero es importante tener en cuenta la edad de los menores, las necesidades familiares y los aspectos sobre los que se quiera incidir. 

 

Por mi parte, como profesional que trabajo e intervengo con familias y menores, os aconsejo el establecimiento de rutinas en los hogares. Así como contar con estrategias y recursos para su establecimiento y gestión. Si necesitáis ayuda y queréis más información al respecto, podéis poneros en contacto conmigo.

SÍGUEME

  • Twitter de Maria Jesús Campos Osa
  • Facebook de Maria Jesús Campos Facebook
  • Instagram de Maria Jesús Campos Facebook
  • Canal de Youtube de Maria Jesús Campos Osa

Deja un comentario